Comunidad ÉTNOR

Foro de debate sobre ética y responsabilidad social en empresas y organizaciones

EL BOSQUE, UN MODELO DE VIDA ORGANIZACIONAL La gestión directiva y empresarial a la luz del Año Internacional del Bosque (II Parte)

10 IDS -IDEAS- PARA HACER DE NUESTRA ORGANIZACIÓN UN CORPORATIVO, CREATIVO Y PRODUCTIVO BOSQUE

 

1.   Un bosque es una zona con identidad.

Si buscamos lo que entiende por bosque el Diccionario de la Lengua Española (RAE, 22 ed. 2001) nos encontraremos con la siguiente respuesta: “Sitio poblado de árboles y matas. Abundancia desordenada de algo, confusión, cuestión intrincada. Barba”… ¿Qué le parece a usted?

 

Ciertamente, es una definición  que no hace justicia a la grandeza del bosque… el bosque  ES mucho más: no es un conjunto de árboles, a pesar de que ellos están;  es efectivamente una enorme comunidad de flora y fauna diversa, con complejas interrelaciones y equilibrios internos. Tampoco es “desordenado y confuso”, tiene rigurosos ciclos, que se cumplen naturalmente, un ordenamiento perfecto al servicio de la propia vida del bosque y, por cierto, al servicio de las personas y sus comunidades.

El bosque, como la organización, tiene una identidad colectiva, que lo define específicamente. Cuando la pierde y se convierte en zonas para la agricultura, la ganadería, la industria y explotación intensiva para chips, papel y madera… se transforma por nuestra acción en un espacio sin vida o bien en áreas para cultivos breves y pastizales, siembras de árboles de crecimiento rápido… se termina por matar su identidad.

Esa identidad está dada también por las capacidades de respuesta de la organización hacia las exigencias de su entorno: sus raíces no solamente trabajan para darle soporte, estabilidad y alimento. La identidad del bosque también se expresa en los trabajos a favor de su entorno al detener la erosión, dar fertilidad al suelo reciclando hojas y material sin vida y construir canales que facilitan la integración de aguas lluvias hacia las napas y ríos subterráneos. Sus raíces son verdaderas bombas, que filtran, infiltran y recargan las aguas subterráneas, que se transforman en reservas de uso futuro.

Estos elementos son un símil para enfatizar la importancia que tiene la creación de identidad en tres niveles: al interior de la empresa (autoconcepto y autoestima organizacional) y al exterior de ella, al lograr una positiva identidad que le otorga el entorno social a la empresa.

El tercer elemento de identidad organizacional se construye en la vivencia de las personas y sus equipos de trabajo. Ellos no son “árboles” (sujetos aislados) plantados y produciendo; son una comunidad enorme y diversa en donde cada uno aporta decididamente a los objetivos organizacionales.

Un trabajador identificado con su empresa logra quitarse el rótulo de “mano de obra” para ser “corazón en obra”, “mente en obra”, “persona en obra”… Las expresiones anteriores no son palabras bonitas, teorizaciones… constituyen la base estratégica, productiva y humanizadora de la organización del tercer milenio.

Para reflexionar y compartir…

  • ¿Su empresa trabaja y estudia los elementos que le entregan identidad con sus trabajadores?
  • ¿Ellos se sienten parte de ella o son solamente parte de la cadena productiva?
  • ¿Expresan su identidad corporativa en el cuidado de las propiedades de la empresa, en el trabajo por las metas y objetivos?
  • ¿Los miembros de su organización conocen con claridad la Visión y Misión de la empresa?
  • ¿Han podido participar en el análisis, creación, actualización de la Visión y Misión institucional?
  • ¿Hemos logrado transformar la “mano de obra”  en  “corazón en obra”?
  • ¿Vinculamos en las prácticas internas participación, motivación, compromiso, liderazgo, creatividad, innovación, calidad y productividad con la identidad organizacional y con la consonancia que de ella tienen los trabajadores?
  • ¿Nuestros directivos tienen internalizados estos conceptos, son abiertos comunitariamente, cercanamente amables y socialmente sensibles?

2.  Los bosques producen intercambios de materia y energía con el medio

El bosque sana, protege el suelo, absorbe y desvía las radiaciones, precipitaciones y vientos, maneja la humedad, limpia y va creando tanto energía interna como hacia su entorno, lo que ayuda a su ecosistema a intercambiar MATERIA y ENERGÍA con el medio ambiente en que vive.

 

Cuando el trabajo humano y su loca economía, tienen un mayor impacto en la materia y energía del bosque, mediante la deforestación, especialmente en la tala de los árboles más altos, se produce el deterioro de las plantas de menor altura, perdiendo así la capa formada por el humus y la cubierta vegetal que crea una verdadera alfombra protectora.

 

Este impacto en la energía del bosque,  que expone el suelo a la erosión del viento y la lluvia y reduce la capacidad de retención de agua y del proceso de transpiración por falta de árboles, lo que finalmente va cambiando el clima global.

 

El sol, los árboles, la energía, la fotosíntesis nos permiten vivir, respirar y alimentarnos, obtener energía, plantas y animales, poder crecer y multiplicarnos.

 

Toda organización humana provoca un fuerte intercambio de materia y energía, tanto con los grupos humanos que la conforman internamente como con su entorno y  entrega bienes y servicios necesarios para la vida de las personas.  Esa es la forma en que la empresa aporta en la construcción de un desarrollo a escala humana.

 

Para reflexionar y compartir…

  • ¿Nuestro ambiente de trabajo está libre de "contaminaciones"?
  • ¿Existe un sistema informal de comunicaciones: pelambres, cuchicheos, contagio de mala voluntad? 
  • ¿Se comparte al interior de su empresa, se conversa más allá de lo laboral, se comparte la información, el conocimiento, los descubrimientos y avances que cada uno va logrando?
  • ¿Tenemos un positivo campo creador de energía en nuestra empresa?
  • ¿Qué representa la MATERIA y la ENERGÍA en la organización?
  • ¿Tenemos un adecuado equilibrio entre energía (mirada prospectiva, ideales, ética) y la materia (metas, misión, producción)?

 

3. El bosque es un ecosistema, un lugar de vida, de producción y reproducción

El bosque es un gran centro de procesos y convivencias internas, crea vida, trabajo, genera empleo, interacciones internas, nutrientes para nuevas plantaciones.

Es una co-creación de muchos factores y actores, capaz de crear sinergia, un efecto comunitario mayor que  la suma de los aportes individuales.

Al igual, la organización es un centro de intercambios de ideas, de generación de propuestas entre los diversos niveles de competencia y responsabilidad empresarial.

El buen ambiente de diálogo y comunión no libera de responsabilidades productivas y de rendición periódica de cuentas que expliciten los niveles de logros y las formas de liberarnos de impedimentos que restringen metas mayores.

 

Sintetizando,  podríamos decir que un bosque es un multiproductor desde diversos ángulos:

 

  • Un Motor:  Productor de oxígeno
  • Un Tarro de conservas: Evita la erosión del suelo
  • Un Jardinero: Generador de la capa vegetal
  • Un Reloj: Regulador del clima
  • Una Casa: Albergue de múltiples especies
  • Un Obrero:  Ordena, limpia, produce flores, frutos, plantas
  • Un Enfermero: Sana los efectos de incendios, erosión, plagas
  • Un Padre/ Madre: Protege, incluye a todos, acepta las diferencias de sus hijos

 

Para reflexionar y compartir…

  • ¿Cómo tratamos al "cliente interno" en nuestra empresa?
  • ¿Cuidamos el empleo propio y de nuestros compañeros de trabajo?
  • ¿Vivimos interacciones internas que nos convierten en un gran equipo

 co-responsable de la empresa?

  • ¿Nuestro ambiente de trabajo es un lugar de vida, grato, sin tensiones, sin controles excesivos, sin ironías?
  • ¿Somos un ecosistema que logra producir en forma efectiva, sin causar daño ambiental y emocional (interno y externo)?
  • ¿Sabemos que un buen clima afectivo, nos hace más efectivos?

 

4. El bosque genera una enormidad de redes colaborativas

Hemos comentado cómo el bosque va creando relaciones con sistemas y subsistemas, con una enorme interconexión de mini-ecosistemas, que funcionan como puntos o nodos de enlace, de comunión e intercambio.

 

El bosque tiene una experticia como creador de nodos,  término que la informática utiliza para definir un punto conector que une dos o más cables o periféricos, es una intersección de elementos diversos, pero que se conectan y orientan para lograr un objetivo que les da unidad de proyecto y sentido.

 

Si nos fijamos en algo tan simple como la diversidad de “carreteras” o nodos que crea el bosque para sus pequeños insectos  polinizadores, veremos que mediante una enorme interconexión de hojas, ramas y troncos, les permite llegar hasta los lugares más complejos y alejados.

 

Siguiendo con otro ejemplo, podemos decir que el bosque posee también una compleja red de raíces. Es así como en los bosques húmedos sus raíces se pueden alejar horizontalmente hasta cien metros de la base del árbol y, verticalmente, hasta 30 metros bajo la superficie.

 

Estas redes, mediante temperatura y humedad altas, aceleran la descomposición de las hojas, nutriendo con una capa de materia orgánica y humus el crecimiento del bosque, especialmente el tropical que guarda las mayores reservas de la humanidad.

 

Los nodos en el bosque permiten el flujo continuo de los ciclos naturales, como el del carbono o la fotosíntesis, que nos dan vida por medio del oxígeno producido en las plantas verdes que absorben el dióxido de carbono de la atmósfera (veneno para el humano)  y liberan oxígeno. Ellos respiran y viven del dióxido de carbono, al igual que las personas necesitamos el oxígeno… Son capaces de transformar un veneno en fuente de vida.

 

Podríamos decir que los “nodos” tienen en los “nudos” a sus antónimos, a aquellos puntos que impiden la interconexión, el trabajo colaborativo, la confluencia hacia objetivos organizacionales.

 

Un nodo es un punto servidor, un nudo es un punto soberbio, individualista, competitivo, desconfiado y descomprometido y desvinculado con las necesidades de otros sub sistemas y de procesos que requieren de su colaboración, para llegar a buen término.

 

Una dirección atenta a los nodos y nudos del bosque organizacional, es capaz de transformar la negatividad de grupos o personas creadoras de nudos, en una administración y estructuras  que animan el trabajo en equipo, compartir los talentos y competencias para el desarrollo laboral interno, la iniciativa personal, relaciones distendidas, respetuosas, afectuosas, en ambientes iluminados, ordenados, gratos, armónicos.

 

Para reflexionar y compartir…

  • ¿Hemos analizado los nudos organizacionales que afectan tanto nuestra actitud personal, como el logro de los resultados esperados?
  • ¿Somos capaces de transformar los “nudos” que crean malos ambientes y purificarlos con afecto, lealtad, trabajo en equipo? 
  • ¿Qué prima en mi organización: el oxígeno (ganas de trabajar, buenas intenciones, colaboración, antelación a los problemas) o el CO2 (un clima contaminado, asfixiante, sin libertad ni creatividad)? 
  • ¿Cómo hemos logrado transformar el CO2 (las actitudes que contaminan emocional y laboralmente) en un aire renovado, fresco, agradable, inspirador?
  • ¿Sabemos que los elementos de cambio y transformación organizacional los tenemos en el ambiente y nuestras propias manos?

 

5. El bosque regula los equilibrios del ambiente

El bosque afecta la conservación del clima y los microclimas, va creando equilibrios mediante el vapor de agua, los niveles de humedad, las temperaturas frescas y la detención de la violencia del viento. Esta influencia del bosque en el clima facilita la vida humana y de diversas especies.

 

Un bosque regula los equilibrios.  ¿Y qué pasa con nuestros equilibrios?  Son la base de convivencias sanas, nos evitan estar determinados y condicionados por nuestros impulsos e instintos, para ayudar a orientarnos hacia un sentido y control de nuestra de vida, respondiendo por ella, ya que únicamente desde la responsabilidad personal se puede contestar a la vida, según el decir de Viktor Frankl. 

 

El equilibrio personal y organizacional está dado por un crecimiento armónico en las dimensiones humanas, materiales y espirituales. Una empresa no es solamente una herramienta productiva y generadora de dividendos para sus socios. Es principalmente una herramienta social para el servicio a los demás, es un valor trascendente que se expresa en una empresa ciudadana, vinculada y comprometida con el desarrollo de las comunidades sociales de su entorno.

 

El equilibrio nos sitúa, nos entrega una hermosa libertad, especialmente dirigida a cuatro dimensiones: nos conecta con nosotros mismos, con los demás, con la naturaleza y con Dios creador constante de todo, en todo y con todos.

 

El equilibrio nos hace más audibles nuestras diversas áreas que nos van conformando como personas integrales: “Podemos ser exitosos en crear corporaciones de desarrollo comunitario, bancos comunitarios y viviendas comunitarias, pero una comunidad rica en objetos y pobre en espíritu no puede ser vista como desarrollada... El desarrollo comunitario en los bienes materiales es necesario, pero no suficiente sin un desarrollo de la conciencia humana... El desarrollo comunitario debería empoderar en las dimensiones, material, racional, y espiritual de la vida”. (King y George, 1987)

 

En la medida en que el equilibrio personal y organizacional se hacen presentes, podremos:

 

  • Observar mayor conciencia de su auto-imagen: el auto concepto nos hace descubrir los aspectos positivos, negativos y las potencialidades que cada uno tiene, a fin de cultivarse con paciencia, pero también con disciplina y esfuerzo.
  • Ver mayores niveles de auto-estima: por lo tanto, se deja de pensar que el otro es competencia o que es mejor que uno… simplemente es distinto.
  • Encontrar mayores niveles de espiritualidad: provocando el despertar a lo sagrado de la vida humana, a nuestro tremendo parecido a Dios, somos sus co-creadores en el trabajo, somos inteligentemente espirituales.
  • Descubrir el justo medio de la autoestima: aprender a quererse, sin llegar a “enamorarse” de sí mismo y soberbiamente atropellar a los otros.
  • Encontrar el justo medio de la autoimagen: saber reconocer las debilidades sin desconocer las cualidades y humildemente aceptarse para transformarse y luego ser capaz de transformar.
  • Hacer presente el realismo soñador: equilibraremos los sueños y expectativas de logro, con la realidad de lo que somos, de tal forma que podremos fortalecer debilidades, corregir errores, proyectarnos.
  • Valorar la comunidad: el equilibrio interior nos abre a la necesidad de complementarnos con otros. Sólo no puedo, no lo sé todo, no lo tengo todo, pero en la comunidad encuentro lo que no tengo, lo que no sé, lo que no puedo.
  • Cultivar valores: podremos crear una cultura organizacional basada en el respeto, la visión integral sobre la persona (cuerpo, mente, espíritu), la unidad entre producir y ser,  el desarrollo de aquellos otros valores que dan identidad corporativa a nuestra organización.
  • Vincular dos ejes: el empoderamiento personal con la preocupación social, a fin de al menos estar al tanto de los niveles de pobreza e inequidad en el país.
  • Hacer  surgir la empresa ciudadana y su liderazgo transformacional: es mucho más que la RSE, es la inserción en la vida del país y el trabajo por construir un proyecto país más solidario y fraterno.
  • Ir más allá: saber que el mundo no soy YO, ni tampoco que termina en mi empresa y mis relaciones, hay que abrirse a otras realidades, reconocer que mi pertenencia está también en una comunidad más allá de mí, de mi familia, de mi trabajo.

Para reflexionar y compartir…

  • ¿Vivimos equilibrios internos adecuados, ni sequía (falta de diálogo, intolerancia, competitividad, ocultar información, etc.) ni inundaciones   (quejas constantes, lucha de grupos de poder,  estrés, ausentismo laboral)? 
  • ¿Nos hacemos responsables de cuidar los equilibrios internos?
  • ¿Cuidamos que nuestro ambiente laboral no sufra cambios climáticos extremos (del compañerismo a la desconfianza, de la colaboración a la competencia, de la acogida a la frialdad)?
  • ¿Es nuestra organización una organización, vinculada y comprometida con el desarrollo del país, atenta a que sus productos sirvan a las personas, sin servirse o aprovecharse de las necesidades de las personas?

Visitas: 231

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Comunidad ÉTNOR para añadir comentarios!

Participar en Comunidad ÉTNOR

Miembros

© 2021   Creado por Quique.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio