Comunidad ÉTNOR

Foro de debate sobre ética y responsabilidad social en empresas y organizaciones

Otra vez, otra vez me tocó participar de una discusión con los colegas sobre la magnitud de la falta de copiar en los exámenes, o de anotar trozos de texto ajeno en trabajos que van a ser calificados. Se repitieron las eternas preguntas: ¿La culpa la tiene el profesor que pide que todo se repita de memoria o brinda poca guía para hacer el trabajo? ¿La culpa es de los padres que avalan estas conductas en sus hijos o no los apoyan para que sus tareas sean originales o sobre el mejor modo de estudiar? ¿Se han perdido los valores y esto es prueba de ello? ¿En una Universidad es más serio un robo o una copia en un examen, y definiendo la gravedad de cada caso deben aplicarse sanciones correspondientes? Tengo la impresión de que la mirada sesgada al tema de la copia es lo que nos viene produciendo confusión, y una cierta vergüenza de reconocer algunas cosas con frases simples y contundentes, como atrevernos a decir que "La copia en los exámenes, o el fraude académico es algo que está considerado como muy malo en el código moral universitario y así debe sancionarse -y por ende con la misma severidad afrontarse su prevención-. Son los argumentos sesgados, las justificaciones (in)morales las que a veces no nos permiten enfocar el problema como tal, y entre ellas, la del daño: he escuchado alusiones indirectas a que, si el único daño posible en el fraude académico es para el autor del delito si es que lo pillan, esto explica el por qué no hay tanta preocupación por la comisión de la falta. Tus padres te castigan si te pillaron y repruebas la materia, pero ellos no intervienen tanto en eso de averiguar cómo te preparas para las pruebas, o no te castigan si te ven preparando una chuleta; y a algún profesor: "si copia pero sabe defenderlo, está bien, no ha hecho daño a nadie". Ausencia aparente de daño personal parece que es una de las justificaciones que resta gravedad a la falta. Entonces, ¿puede sostenerse que nuestra preocupación se basa en el debido cuidado que hemos comprometido a la formación de nuestros alumnos? ¿Que lo estamos haciendo por su bien? Yo veo que esto va mucho más allá: estamos protegiendo valores colectivos: la buena fe, la honestidad, el trabajo. Debemos dar señales claras de que nuestras instituciones velan porque se cumpla el principio, y ahí, no caben vergüenzas para decir las cosas claramente: copiar es malo.

Visitas: 114

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Comunidad ÉTNOR para añadir comentarios!

Participar en Comunidad ÉTNOR

Miembros

© 2017   Creado por Quique.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio