Comunidad ÉTNOR

Foro de debate sobre ética y responsabilidad social en empresas y organizaciones

Queridos/as alumnos/as,

 

He abierto este nuevo foro de discusión para que, una vez leído el resumen sobre la propuesta de democracia monitorizada de John Keane [disponible entre las páginas 40 y 41] cada uno/a de vosotros/as conteste muy brevemente a las siguientes preguntas y, de paso, debata si quiere tanto sobre las respuestas dadas por los/as demás compañeros/as como también sobre la idea de democracia monitorizada y de sociedad civil de John Keane.

 



1. ¿Crees que esta tendencia a la monitorización es inevitable?

2. Señala alguno de los medios más importantes que, según tu opinión, puede hacer servir la sociedad civil para monitorizar tanto al Estado como también, por qué no, a las empresas y los medios de comunicación.

3. [Voluntario] Recuerda que también puedes participar activamente en este foro de discusión planteando otras cuestiones que se te ocurran alrededor de esta propuesta de sociedad civil monitorizada o debatiendo las respuestas de tus compañeros/as.

 

 

 

Visitas: 4887

Respuestas a esta discusión

1. Evidentemente, cuando la sociedad civil se percata del enorme poder que tiene sobre el Estado, es realmente muy complicado que esa situación pueda cambiar y, sobre todo, por la acción de los medios de comunicación de masas, siendo internet el más relevante en este aspecto. Por tanto, puede afirmarse, como han señalado muchos compañeros, que la tendencia hacia la monitorización de la democracia es inevitable, al menos, en principio, ya que nunca se sabe qué puede ocurrir, o si habrá cambios significativos en el futuro. Lo que está claro, como comentaba, es que esa conciencia de la sociedad, esa monitorización que puede ejercer y de hecho ejerce, es prácticamente imposible que desaparezca. Es conveniente recordar que esto no ocurre en todos los países, aunque cada vez son más los que se dan cuenta de ello, como está ocurriendo en algunos países árabes, gracias a la expansión del medio de comunicación por excelencia de la actualidad: internet.

2. Como he señalado en el punto anterior, internet es el medio de comunicación de masas más importante para que la sociedad civil pueda monitorizar al Estado. De hecho, en el caso de España, ya lo lleva haciendo desde hace varios años de forma eficaz, al igual que en otros países. La opinión pública, al contrario que en el pasado, es imprenscindible a la hora de tomar decisiones –al menos la mayoría- por parte del Gobierno de un país. Siempre se tiene en cuenta qué opinará de ellas la sociedad y todos los grupos que la comportan, también las minorías –hace años, cuando el Estado tomaba decisiones sin contar con la opinión de la sociedad, se daba la “espiral del silencio”, teoría por la cual las voces de las minorías eran silenciadas por la opinión de la mayoría, infundida a su vez por los manipuladores medios de comunicación-. Un ejemplo de la importancia de la red en la monitorización lo encontramos en las manifestaciones que se han dado en Castellón por el cierre los canales de televisión autonómicos catalanes, y más concretamente TV3, llevado a cabo por el presidente de la Generalitat Valenciana, Francisco Camps. La sociedad civil ha mostrado su opinión precisamente para que el Gobierno valenciano tome nota y rectifique. Es decir, la gente sabe que, muy probablemente, sus actos tengan una consecuencia en el Gobierno. Y toda esta movilización fue realizada a través de internet, lo cual muestra el poder que tiene tanto la red como la sociedad en la más inmediata actualidad. Por otra parte, las empresas también utilizan internet para conocer la opinión de la gente con encuestas –es lógico pensar que esta técnica también es llevada a cabo por los políticos-, por ejemplo, o también a través de las redes sociales, vitales en este aspecto, ya que es la forma más directa de saber la opinión de grupos de personas concretos. Visto de otra forma, también es el modo de que las personas muestren su opinión para que las empresas se adapten a sus peticiones y demandas. Algo similar ocurre con otros medios de comunicación de masas, como la televisión que, aunque por una parte tratan de condicionar a la sociedad con los ideales de cada canal concreto, por otra expanden las opiniones de la sociedad, lo cual hará que el Estado se vea influenciado por la opinión pública, dando como resultado la ya comentada democracia monitorizada.

3. Después de desarrollar los puntos anteriores se me plantea una pregunta. ¿Es realmente una democracia monitorizada por la sociedad civil? O dicho de otra forma, si nuestra opinión –la de la sociedad- está conformada, parcial o totalmente –dependiendo de cada persona y de su cultura-, por los medios de comunicación de masas, ¿es la sociedad la que rige el comportamiento del Estado o son realmente los medios de comunicación los que muven los hilos? Que estamos siendo manipulados es un hecho, que lo sepamos es otra cosa...

1. ¿Crees que esta tendencia a la monitorización es inevitable?

Actualmente parece que sí, que es inevitable. La causa es, entre otras cosas, la consolidación de papel que tienen los medios de comunicación en la sociedad ya que debido a ello los partidos políticos están perdiendo ese “poder” en favor de los diferentes agentes externos, los cuales dan un mayor papel a la sociedad.
Esta tendencia no parece que vaya a cambiar ya que la sociedad sabe que es lo que necesita, hay muchos intereses y muchas personas interesadas en solucionar esas necesidades sin recurrir a los partidos políticos.

2. Señala alguno de los medios más importantes que, según tu opinión, puede hacer servir la sociedad civil para monitorizar tanto al Estado como también, por qué no, a las empresas y los medios de comunicación.
En mi opinión, la gran mayoría de los medios pueden servir para monitorizar al Estado, empresas, etc. Pero de entre todas ellas destacaría principalmente Internet, con esta herramienta se puede monitorizar a toda la sociedad con un simple click, con páginas como Youtube, donde se publicitan ya hasta los partidos políticos o los negocios hasta las redes sociales, unos espacios que han ganado su lugar de una manera vertiginosa convirtiéndose en prometedores negocios para empresas, artistas o marcas, y sobre todo en lugares para encuentros humanos.
  • 1. ¿Crees que esta tendencia a la monitorización es inevitable?
  • 

¿Qué partido político no utiliza a los medios de comunicación de masas? Hoy en día, y desde la transición los partidos políticos han visto la necesidad de crear buena imagen que ser fieles a sus ideales y los medios de comunicación han sido trascendentales para conseguirlo. Los medios se han acercado en mayor grado a la ciudadania con el paso del tiempo debido a que se han consolidado en nuestras vidas. Quien no tiene un televisor? o Internet, o ha leido el periódico recientemente? En cualquier medio, la información política está presente como principal tema de actualidad, y por tanto, convieriendose en las principales herramientas de persuasión.  Ante ello, cada persona puede opinar sobre el tema e interpretar lo que dice cada medio según su ideal o convenencia, pero muchos de ellos se dejan influenciar por otras opiniones, en muchas ocasiones por ignorancia o por falta de información. Por tanto, cada persona debe ser capaz de decidir independiente a lo que digan los demás. En esta democracia, los políticos afirman que todo el mundo puede expresar opiniones e ideas, por ejemplo en: twitter, Facebook, Tuenti o Myspace, que ahora la voz del pueblo es escuchada, que puedas ser uno mas del cambio "favorable". Pero en mi opinión, dudo que se nos escuche.

  • 2. Señala alguno de los medios más importantes que, según tu opinión, puede hacer servir la sociedad civil para monitorizar tanto al Estado como también, por qué no, a las empresas y los medios de comunicación.

Actualmente, Internet ha sufrido el mayor auge, de todos los medios de comunicación de masas, y convertido en el medio por excelencia dejando en segundo lugar a la televisión. Internet ha conseguido ser el líder en transmisión de información para la mayoria de los ciudadanos. Gracias a el, la información está constantemente actualizada y permite conocer todo lo que ocurre con muy poco margen de tiempo. Además de ello, Internet permite la participación directa de la ciudadania en todo tipo de acontecimientos políticos y expresar libremente la opinión o idea. Tal medio, también puede ser una herramienta para la  sociedad civil ya que permite la interacción con otras personas para organizar cualquier evento u otro tipo de acción, como ha sido el caso de la concentración sobre TV3.

1.

Yo no diría inevitable, eso significaría que viene impuesto, que no tenemos opción y es precisamente lo contrario, se trata de opciones, de pluralidad, de alternativas. 

La monitorización de la sociedad visibiliza muchos sectores de la población y favorece el desarrollo reivindicativo de los colectivos, algo de vital importancia para un sistema "democrático" que olvida en incontables ocasiones su función representativa, cosa que va minando la confianza de la sociedad y que ha hecho que el vínculo entre ésta y los gobernantes sea casi inexistente.

Esta (ya no tan nueva) tendencia ha supuesto una inyección de fuerza. un ejemplo, como has comentado, son las revueltas de los países árabes reivindicando por fin sus derechos. Las posibilidades que ha abierto internet para la monitorización son enormes, y que las movilizaciones estén dando resultado ha hecho sentir a la gente que su voz cuenta, y en esa voz reside el motor que hace que esto se haga cada vez más grande.

 

2.

Creo que, en todo este entramado de medios, no hay que olvidar nunca que existen muchísimos intereses detrás de las informaciones a las que accedemos, incluso, en el aclamado internet. Por ello, considero fundamental para la monitorización y el cambio social la labor del tercer sector. Se trata de todos aquellos medios que, de manera no lucrativa, se implican con las causas sociales y promueven la actuación directa.

Dentro del tercer sector, podemos encontrar desde emisoras de radio, páginas web o revistas hasta organizaciones y asociaciones sin ánimo de lucro.

" A través de la incidencia política, las organizaciones consiguen la creación de espacios de diálogo con diferentes actores sociales, y ayudan a la generación de un discurso transformador de la sociedad"

 

En la página web www.tercersector.net podéis encontrar mucha información al respecto, por si os interesa.

Hay un artículo muy interesante del 5 de mayo de 2010, "Vivir para comunicar"

Os lo recomiendo

 

3.

Difiero un poco en la afirmación de Sandra al decir que "si esta tendencia no hubiese prosperado, nuestra sociedad y nuestra democracia, distarían mucho de estar basadas en el pluralismo y la heterogeneidad de visiones"

Pues creo que, aún con dicha tendencia en auge, nuestra sociedad y democracia distan mucho del pluralismo y la heterogeneidad, y por otra parte, creo que para alcanzar dicho objetivo, es necesario una completa revisión del sistema y una profunda reforma de la estructura democrática, sólo así podría llegarse una democracia auténticamente representativa y pluralista.

 

 

Como han comentado mis compañeros, la tendencia a la monitorización es inevitable y necesaria. Inevitable porque cuando la ciudadanía es consciente del potencial individual y colectivo que alberga, difícilmente volverá a adoptar una actitud pasiva en un futuro. Y además, es necesaria porque las nuevas tecnologías son el presente y futuro de la divulgación y adquisición de la información.

Cuando se habla de los medios responsables de esa monitorización cabe destacar el papel que juega Internet en la vida moderna. El progreso a nivel global de los medios de comunicación, hace a los individuos ir más allá de la representación política en el periodo electoral, y convierte a la opinión pública en el otro gran protagonista del terreno político, además de los partidos. La postura que adoptan los grandes grupos mediáticos suele actuar como flujo de opinión sobre el que se dibujan distintas versiones, sin embargo, existe la posibilidad de rechazar libremente esa información y contrarrestarla con alternativas. Se crean así infinitas oportunidades de expresión que conforman un panorama libre y plural, cuyo principal problema parece ser la saturación informativa. Sin embargo, cada uno puede aportar su propia visión, y aunque para algunos estaremos equivocados, ahí es donde actúa la subjetividad individual, y lo importante es que la sociedad civil dispone de la herramienta para lanzar su opinión al mundo.

Sin embargo, no estoy del todo de acuerdo en la postura que defienden algunos de mis compañeros cuando hablan de la desinformación que provoca Internet. Está claro que no todo el mundo tiene los mismos conocimientos, y eso puede inducir a error cuando terceras personas consultan esa información. Pero desde mi punto de vista, cuando una persona se quiere documentar a cerca de un tema en concreto, no se limita a consultar una fuente, y menos aún cuando esa fuente es anónima o de fiabilidad dudosa. Es decir, que Internet nos ofrece una inmensidad de información, pero no hay que olvidar que es un mar de saber ante el que debemos ser críticos, consultando y contrastando diversas fuentes especializadas, y no tomando la primera página que aparece en el Google como válida.

Finalmente, contestando a una pregunta muy interesante lanzada por mi compañero Fermín Sales: ¿Creéis que las redes sociales pueden contribuir de manera clave a la consecución de esta nueva democracia planteada por John Keane? Yo creo que si hablamos de democracia monitorizada estamos hablando de la participación de la sociedad civil, y tal y como lo demuestra el ejemplo de las revoluciones árabes, tenemos ante nosotros un medio muy potente. Sin embargo, el problema que yo observo en las redes sociales reside en que su principal uso no es el de crítica social y pensamiento divergente, ni tampoco la búsqueda de una sociedad mejor, sino que se han convertido mayoritariamente en una herramienta de entretenimiento que a mi modo de ver distrae las conciencias. Con lo cual, estas pasan de ser el medio de reflexión idóneo, a convertirse en aliadas del poder. No sólo perdemos gran parte de nuestro tiempo navegando sin rumbo a modo de voyeurs, sino que además exponemos públicamente nuestra vida privada, de modo que aportamos información de la que los partidos políticos se pueden beneficiar. Es decir, que ya no son necesarios ni sondeos, encuestas o votaciones, ahora basta con crearse un perfil en el Facebook sin modificar las condiciones de privacidad para ofrecer información a todo aquel que quiera utilizarla.

Coincido con todos mis compañeros en que la tendencia a la monitorización es inevitable, e incluso añadiría que lo que estamos presenciando no es más que el principio de un cambio de paradigma democrático, que además cada vez se hace más necesario.

 

Los términos esenciales en los que se plantea el concepto de democracia se basan en la participación de todos los miembros de la comunidad en lo referente a la toma de decisiones que afectan a dicha comunidad. Es cierto que la participación directa de cada miembro de la comunidad es inviable por el número de miembros de la misma, no obstante, cuantos menos agentes participan en la toma de decisiones, menos democrática es esa democracia (y utilizo el propio término porque él mismo evidencia sus propias limitaciones).

 

La monitorización de la que nos habla Keane es un paso más hacia la consecución de esa democracia en esos términos esenciales que acabamos de comentar, y es el principal mecanismo que hoy por hoy tiene la sociedad para hacer un uso legítimo de sus derechos como parte de una comunidad. Este paso adelante que ha permitido a la sociedad civil entrar a formar parte de un "poder extraparlamentario",  como comenta Keane, capaz de influir y presionar, de someter a examen diario a los políticos y a la élite empresarial más poderosa.

 

Al igual que todos mis compañeros han hecho, señalo Internet como el medio que ha conseguido y consigue que este proceso de monitorización sea cada vez más evidente y sobre todo tenga cada vez una mayor influencia sobre aquello que hacen los políticos y las empresas. Por fin hemos llegado a un punto en el que el poder no legitima las acciones de aquellos que lo ostentan, y la movilización de las bases sociales tiene un papel determinante en muchos casos.

 

La capacidad del medio Internet para movilizar a las masas es impensable, y muestra de ello han sido los acontecimientos acaecidos semanas atrás en Egipto, que revelan que ha comentazo una nueva época en la historia del mundo, el surgimiento de una insurrección de la sociedad civil guiada por una juventud que representa el 60% de la población del país y que está vinculada entre sí a través de Internet y las redes sociales, desde la que se ha dado el salto a la revolución.

 

No obstante, también creo que la evolución de los medios de comunicación de masas tradicionales como la radio, televisión y prensa no se ha de obviar porque también participan de esta monitorización, aunque de forma menos intensa y, a mi parecer, algo contradictoria. Digo esto refiriéndome al concepto de democracia centrada en los medios y el uso que hacen de éstos las agrupaciones políticas. Sobre todo la televisión, que en el panorama actual de digitalización y con la ampliación de la oferta, mueve una ingente cantidad de información a la cual queda expuesta una gran parte de la población (siendo ésta en ocasiones su única fuente de información). Aquí reside el peligro de este medio y la importancia de Internet como fuente alternativa para la creación de una opinión pública sólida que lleve a cabo la tarea de monitorización que estamos comentando.

 

El nivel de monitorización al que se ha llegado en ciertos temas es asombroso, tal y como hemos visto en las prácticas que hemos desarrollado en clase. Casos de empresas que han visto mermados sus beneficios por una mala gestión de los intangibles,  algo que sin la existencia de una opinión pública que se nutre de estímulos provinentes de diversos medios (sobre todo Internet) no habría sido posible.

 

En el plano político creo que el ejemplo más reciente y que han comentado algunos de mis compañeros ha sido el caso de Wikileaks. Este caso, en mi opinión, marcará un antes y un después en el imaginario colectivo, ya que después de lo ocurrido la sociedad civil está empezando a tomar todavía más conciencia, si cabe, de la falta de transparencia de muchas acciones de los gobiernos y del poder que tiene esta sociedad civil para denunciarlas y frenarlas.

Aunque suene un tanto repetitivo, estoy de acuerdo con la gran mayoría de mis compañeros cuando afirman que el proceso de monitorización es ya un hecho que estamos viviendo y que su progresión es algo que avanza a la velocidad de la luz.



Vivimos en una sociedad cada vez más mediática en la que nuevos usos y herramientas nos inundan día a día con mensajes sutiles que en ocasiones llegamos a confundir con la realidad. Aquello que identificamos como “realidad”, no es más que una acumulación, la cual nuestro entorno ha ido forjando a lo largo de su historia. Esta historia es la que, en ocasiones, ha creado gran cantidad de supuestos que han sido tomados por la sociedad como legítimos y puros. A raíz de ello, es cuando llega la confusión, la diferenciación, los estereotipos... Convivimos en un mundo tecnológico, sin duda, donde diferentes medios nos ofrecen información y ocio. La gran cantidad y diversidad de estos medios no sólo nos ofrece gran variedad de mensajes, sistemas significantes y tipos de discurso, sino un determinado lenguaje que trata de inculcarnos ciertos códigos de representación de manera sutil. La monitorización democrática es un incentivo a las voces acalladas dentro de esa diversidad, que, hasta no hace mucho, se encontraban reprimidas. La sociedad civil encuentra una respuesta a su plegaria de ser escuchada y a que no se la deje de lado por los abusos de los “poderosos”, en ello, es donde se encuentra lo positivo de esta tendencia a la monitorización.



A pesar de ello, me gustaría decir también que la globalización se está convirtiendo en un elemento más de nuestra vida y que se está incrementando a medida que avanza este proceso, aunque eso sí, y en mi opinión, siempre desde la visión del etnocentrismo occidental y todo ello movido por cuestiones económicas, culturales... ¿Creéis, entonces, que la tendencia a la monitorización democrática es un incentivo más para esa incipiente globalización centrada en el mundo occidental?

 

Como he dicho anteriormente, la gran diversidad de medios con la que contamos actualmente (en contraposición a la escasez de estos existente hace años) es un punto a favor para la sociedad civil, pues en la diversidad puede encontrar su respuesta a la monitorización de su entorno. Pero, así como muchos de mis compañeros afirmaban en sus intervenciones: sin lugar a dudas Internet ha supuesto una gran herramienta para ofrecer protagonismo a los “sin voz”.



Este “nuevo medio” (que aún no nos ha enseñado todo lo que puede dar de sí) nos permite expresarnos libremente sin prácticamente ninguna censura. Además, ya no sólo es el hecho de poder contar a los demás lo que queramos, sino que podemos atender a lo que se dice sobre los temas y asuntos que nos interesen, informarnos y, si así lo consideramos, participar en la acción propuesta.



Por otro lado, la interacción que nos ofrecen muchas de las actuales redes sociales como Facebook, Twitter, etc. ha demostrado que, gracias a Internet, las comunicaciones ya no tienen por qué verse limitadas, sino que, por ejemplo, cualquier trabajador puede estar en contacto con los demás compañeros desde su propio hogar, e incluso enterarse de las novedades que la empresa quiera hacer saber. Aunque, reflexionando a partir de la intervención de Violeta, el uso que se está haciendo de ellas quizá no sea el correcto, bueno, más que correcto diría el adecuado para hacer prosperar a la sociedad civil. Dejando de lado que muchas de estas redes han distorsionado totalmente la idea de privacidad, la utilización de ellas, en muchas ocasiones, no tiene otro fin que el entretenimiento y, por qué no decirlo, el cotilleo; olvidándonos que estas herramientas podrían ayudarnos a crear grandes movimientos sociales que permitieran cambiar muchas de las injusticias actuales.



Una vez leídas algunas de las respuestas de mis compañeros, creo que la gran mayoría coincidimos en señalar que la tendencia a la monitorización actual, es como plantea la pregunta inicial, inevitable. En nuestra actual sociedad red, todo gira en torno a las nuevas tecnologías y por tanto, a los medios de comunicación. Así pues, somos nosotros mismos, la sociedad, los que otorgan un poder de influencia casi absoluto a los “mass-media”. Los medios de comunicación se encuentran tan integrados en la vida cotidiana de las personas, que no solo seleccionan la información que recibimos, sino también, nos dirigen hacia que pensar o que postura adoptar respecto a dichos temas. Es por ello que como ya he comentado, la tendencia hacia la monitorización a la que apunta Keane, no solo es inevitable, sino necesaria y demandada por la propia sociedad. Por supuesto, y tal y como apuntan muchos de mis compañeros, no todo esta perdida, no hemos de conformarnos con ser marionetas dirigidas masivamente hacia un mismo fin, las cosas pueden cambiar. Se necesita una nueva política informacional, al igual que el desarrollo de una nueva estructura de comunicación, que permita de manera mucho más activa y directa, la participación de todos y cada uno de los individuos que conforman la sociedad.

Creo que si tuviese que señalar un medio de comunicación de masas estrella dentro del proceso de la monitorización, sería sin duda el “fenómeno internet”. Todos los futuros comunicadores, e incluso el resto de público en general, hemos escuchado una y otra vez algo así como: “La red es el futuro”, “Internet es la clave”…etc. Por ello considero que el medio online, constituye un arma de gran potencia, en cuanto a control e influencia se refiere. Es cierto, que al contrario que otros medios permite la libre expresión y un libre flujo de información, pero no por ello toda a información en el contenida ha de ser verídica y no esconder otra intención que la meramente informacional. Por ello, nos encontramos ante un medio, que requiere un especial cuidado a la hora de buscar y seleccionar información. Ya que reúne muchas de las características que pueden hacer de el, un foco de monitorización social idóneo.

1. Personalmente y coincidiendo con muchos compañeros creo que sí, es irreversible. Vivimos en una sociedad moderna, donde las cosas han cambiando; con la llegada de las nuevas tecnologías y con los medios de comunicación actuales, las personas tenemos la posibilidad de dar nuestra opinión sobre todos los aspectos importantes de la sociedad, podemos hacernos oír para que nos escuchen. En el futuro,  los medios seguirán evolucionando y por tanto esta tendencia hacia la monitorización irá en aumento. Nos encontramos entonces delante de una democracia monitorizada en la que los partidos nos deben tener en cuenta si quieren tener éxito y llegar al poder.

 

2. Internet es el medio de comunicación más importante en la actualidad. De una manera muy rápida gracias a su accesibilidad, cualquier persona se puede informar de cualquier cosa que pasa y al momento tiene la posibilidad de expresar su opinión, sobretodo gracias al uso las redes sociales que se ha extendido entre la gente estos últimos años a gran velocidad. Mediante twitter o facebook por ejemplo,  te pueden llegar notícias de manera inmediata según suceden y en ese momento cada persona puede opinar de un modo libre y sin censuras, haciéndo llegar su opinión al resto de gente.

1- Como mis otros compañeros pienso que sí,  es inevitable y además va cada vez a más. Aumentan cada vez más los medios de comunicación en el mundo, y por tanto, aumenta más la monitorización. Como bien dice el texto nadie es capaz de tomar una decisión sin estar sujeto al examen público, por lo que, como he dicho anteriormente la tendencia a la monitorización va a ir en aumento.

 

2-Internet, es como todos sabemos el medio más potente de comunicación. Potente en cuanto rapidez, participación, o opinión. Cualquiera con una conexión a Internet puede participar y dar su opinión respecto a temas, de forma casi instantánea, cosa que otros medios de comunicación no permiten. Por ello considero, al igual que el resto de mis compañeros, que Internet es el medio más indicado para que la sociedad civil monitorice al Estado y compañía. 


1. Estoy de acuerdo con parte de la exposición de Kean, sobre la ineludible tendencia hacia la monitorización como parte de un proceso histórico y natural, la ingente aparición de agentes monitorizadores, etc. El autor introduce un nuevo modelo democrático que se constituye a partir de un creciente contrapoder adquirido por una sociedad civil que se consolida, en parte, por las oportunidades consecuencia de la aparición de medios de comunicación. Es imprescindible el hecho de que esta emersión de elementos comunicativos favorece la voz para los sin voz de muchos sectores de la sociedad que hace décadas no tenían acceso a estas formas de comunicación y por tanto veía suspendida su opción de expresar sus opiniones. No estoy de acuerdo, sin embargo, en la idea que se apunta de que esta nueva sociedad facilita una participación directa de los ciudadanos en la acción política. Esta idea la desarrollaré en el siguiente apartado.



2. Se presenta como incuestionable el hecho de que la aparición de nuevas formas de comunicación influye ciertamente en la sociedad, ya que éstas han propiciado algunos de los movimientos revolucionarios de las últimas décadas. La Revolución Naranja de Ucrania, la caída de Milosevic en Serbia, los movimientos de resistencia en Irán, o las elecciones del 14 de marzo de 2004 en España son solo ejemplos de esa influencia que puede llegar a ejercer.

Asimismo, es innegable que actualmente Internet se presenta como medio principal destinado a participar en la consolidación de esa nueva democracia a la que hace referencia el autor. A través de esta herramienta, el ciudadano puede incorporar libremente sus opiniones, pensamientos o creencias sobre cualquier cuestión de interés, y ésta será leída por un número ilimitado de personas. Son frecuentes también las encuestas, los comentarios en las ediciones digitales de la prensa escrita, los foros, blogs, y por supuesto, las redes sociales.

Quizás las redes sociales más utilizadas en la actualidad a nivel global sean Facebook y Twitter, aunque será esta última la que se erija principalmente como mecanismo de expresión, de información o de movilización en situaciones de conflicto. Es por ello que la red social va más halla y atraviesa esa barrera de la mera vía de comunicación interpersonal para convertirse en herramienta de comunicación global. En los últimos años, hemos asistido a esta nueva forma de comunicar. Ciudadanos anónimos han informado al mundo sobre algunos de los conflictos de distintos países: las recientes protestas de Egipto, las movilizaciónes en Tunez, las elecciones en Irán o las protestas antigubernamebtales en Moldavia de hace unos años. Asimismo, ha sido útil como forma de evadir la dictadura informativa que imponen determinados regímenes y que atentan contra uno de los principios universalizables como es el de la libertad de expresión.

Empero, considerando ciertamente su valor en lo que resepecta a un auge de movimientos sociopolíticos de gran trascendencia, no intuyo ese caracter decisorio de la sociedad civil en el ámbito político, sino más bien esos agentes emergentes que favorecen un derecho tan fundamental como el de libertad de expresión. Sí pienso que las opiniones vertidas en la red pueden servir a los partidos y gobiernos para sondear a la sociedad, para definir un mensaje político en definitiva demagógico, pero no ciertamente para actuar en consecuencia. Por tanto, y a pesar de que el acceso de la sociedad a los medios favorece su participación de las opiniones y asuntos de interés, la participación directa de los ciudadanos en las acciones de la élite política no deja de ser ilusoria.



También creo inevitable la tendencia a la monitorización. La mayor parte de la información mediante la cual conformamos nuestras opiniones proviene de los medios de comunicación, éstos pueden perseguir ciertos intereses, pero cada vez en mayor grado toda información relevante es susceptible de ser analizada, rebatida o contrastada ipsofácticamente a causa de la velocidad y libertad que proporcionan las TIC. Los agentes monitorizadores han terminado por otorgar a la sociedad civil el contrapoder  para acabar con el monólogo político y poder actuar en la esfera pública. El feedback que permite la galaxia mediática de internet ha podido sacar a la luz información que atañe a todos los ciudadanos y no a unos pocos que la ostentaban como sucedió con el caso de Wkileaks, liderado por julian Assange.

 

Sin menospreciar el grado monitorización que supone el medio televisivo, estoy de acuerdo con muchos de mis compañeros en que ahora es el turno de la red de redes. Se trata de un medio al alcance de la gran mayoría, provisto de infinidad de información, conectado mundialmente y muy veloz (los hechos se actualizan según ocurren). Donde cada persona puede expresarse libremente sin importar lo tosco, adecuado o sofisticado que sea su mensaje dota al medio de un alto grado de pluralismo. Ahora bien en un mundo en el que todos tienen voz, veo necesario educar los oídos para diferenciar aquellas voces que nos pueden aportar información útil de las que solo gritan y ensordecen.

RSS

Miembros

© 2020   Creado por Quique.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio