Comunidad ÉTNOR

Foro de debate sobre ética y responsabilidad social en empresas y organizaciones

Un aspecto poco visible dentro de las empresas y que puede calificarse clave para su crecimiento y desarrollo es la capacitación de su personal, y que en términos de responsabilidad social cumple uno de sus aspectos esenciales.

Es un hecho indudable que ya sea en forma expresa o tácita, cualquier organización realiza una labor de capacitación. La más obvia es la que se aplica con el personal de reciente ingreso, que aun cuando sepa realizar la labor encomendada, se le muestra el cómo se realizan las actividades dentro de la empresa.

Por su parte la capacitación expresa, consiste como se sabe en ofrecer programas o cursos dentro o fuera de la organización para adquirir o aumentar conocimientos o habilidades específicas, con los cuales se obtiene un grado o especialización determinada.

Pero en cualquiera de los casos, se le está otorgando al personal un conocimiento, un saber, que se convierte en un activo personal que le permitirá mejorar en su desarrollo profesional y con ello eventualmente aspirar a mejores condiciones económicas.

Todo lo antes mencionado viene a mostrar a la empresa bajo un enfoque diferente, viéndose como una escuela en donde además de acudir a trabajar se tiene la posibilidad de adquirir conocimientos, en suma de aprender y lograr una habilidad determinada convirtiéndose la persona eventualmente en un especialista en alguna labor específica.

Ante todo esto la pregunta es: ¿Qué tan consiente está la empresa en general y sus directivos en particular de la labor educativa que realizan? La idea común es que el acudir a una organización es únicamente para trabajar, y la obtención de conocimientos es solamente en la escuela.

Desde hace tiempo el concepto de manufactura ha venido quedando atrás para dar paso al de “mentefactura”, lo cual implica además de tener ciertos conocimientos mínimos existe la posibilidad de poder ampliarlos, y para lograr esto último la empresa tiene un papel clave.

Y en esto es evidente las cada vez más estrechas relaciones entre escuelas ya sea técnicas o de nivel universitario, con un gran número de empresas buscando con ello elevar la preparación de su personal.

Hay que reconocer también que existen organizaciones que no les interesa capacitar a su personal, con el pretexto de que al hacerlo es posible que se vayan, y esto puede ser posible, pero en todo caso sería bueno saber la razón que empuja para irse, y esta es seguramente porque se percibe un ambiente de trabajo en donde el trabajador o empleado siente que es usado como un instrumento por lo cual no se genera un sentido de pertenencia.

Es evidente que en los tiempos actuales aun considerando a la empresa como un ente estrictamente económico y productivo, requiere que toda la gente que en ella labore se encuentre en un proceso de preparación permanente para lograr las innovaciones necesarias para estar en una mejor posición competitiva. Y ese proceso de mejora continua será más fácil que se logre en la medida en que exista una atmósfera de trabajo en el cual todos los involucrados se sientan tomados en cuenta y exista una atención para su mayor preparación.

Y esto permite decir que en la medida que la empresa es socialmente responsable en su labor educativa, le podrá generar mejores ingresos.

Seguiremos platicando ….

Blog: http://atamayon.blogspot.com

Visitas: 35

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Comunidad ÉTNOR para añadir comentarios!

Participar en Comunidad ÉTNOR

Comentario por Juan Bautista Nalda González el enero 12, 2014 a las 11:16am

Antonio tratas un tema de bastante actualidad en los entornos empresariales españoles. Es bien sabido que dentro de las motivaciones que experimenta todo empleado (intrínsecas, extrínsecas y trascendentes), la primera de ellas es la que normalmente genera un mayor nivel de fidelización y sentido de pertenencia, y que dependerá por supuesto en grado superlativo de la capacidad de la empresa de proporcionar al empleado ambientes motivantes de aprendizaje continuo a través entre otros de la formación  (formal, e-learning, learning by doing, participación en proyectos internacionales,..). No nos olvidemos que aunque la inversión en cursos presenciales es lo más costoso para las empresas, y sobre todo cuando no se logra se capaz de medir su ROI en beneficio de la organización, otro tipo de formación ‘interna’ tiene mucha efectividad y su coste es realmente bajo para las organizaciones, obteniéndose rendimientos altos. Es bien sabido que aunque la motivación extrínseca, la que entronca directamente con la retribución monetaria, es importante y necesaria, cada vez más las personas esperan otros incentivos más intangibles que les permitan seguir adquiriendo nuevos conocimientos y experiencia que les capacite para mejorar sus competencias y por ende ser más eficientes e innovadores, lo que al final puede llevar a incrementos en ventaja competitiva para la organización . Todo ello incentiva también la colaboración y participación, lo cual a su vez aumenta el aprendizaje continuo y colaborativo, además de amplificar las relaciones sociales para generar comunidad y llevar a cabo la competencia colaborativa.  En esencia un trigger claro de aprendizaje ‘in-company’

Con las motivaciones intrínsecas el usuario o agente decide por él mismo si va hacer una acción o no, y en la medida en que se da cuenta que su compañía  ‘invierte’ en él a través del apoyo en su desarrollo, dicha capacidad de empowerment aumentará e iremos consiguiendo una empresa con equipos con mayor rendimeinto.

Como es bien sabido, la motivación intrínseca se construye a partir de las siguientes competencias:

  • Autonomía (tener control y ser responsables de nuestra vida),
  • La búsqueda perpetua de la excelencia personal
  • Sentido de Propósito (formar parte de algo más grande que nosotros que tiene gran significado, sentido y trascendencia)

El sueño de  líder empresarial siempre ha sido, a la hora de transformar una organización y realizar su visión a través de lo más importante que posee: las personas,  el de conformar  de alto rendimiento con colaboradores talentosos, altamente motivados, centrados a la tarea, alineados a la estrategia, dispuestos a exceder sus metas de productividad, y animados a generar innovación de importante valor de negocios. Todo ello se puede conseguir a través de la empresa como ‘escuela’

Creo que los propios líderes empresariales (jefes de equipo, directivos, jefes de área) han de asumir  roles de liderazgo, desde donde han de motivar a sus equipos; instigar en sus colaboradores, un significativo sentido de propósito; apoyarles en su desarrollo profesional y personal; y compartir con generosidad y amplitud, el sueño de hacer realidad una visión que si bien es trascendente para la organización, es también relevante para la sociedad, y no menos importante para los integrantes del

Por supuesto dicho apoyo organizacional a la formación y capacitación profesional de sus miembros es un claro elemento de responsabilidad social con uno de los gurpos de interés o stakeholders más importantes: LOS EMPLEADOS!!

Miembros

© 2020   Creado por Quique.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio