Comunidad ÉTNOR

Foro de debate sobre ética y responsabilidad social en empresas y organizaciones

La economía del bien común: el bien común logrado desde la empresa

La economía del bien común

Ayer asistí a la conferencia, La economía del bien común>>>, que ofreció Francisco Álvarez, con motivo de los seminarios que habitualmente organiza la Fundación ETNOR, en la ciudad de Valencia.

La ponencia pretendía contraponer el modelo económico actual con el modelo de la Economía del Bien Común. Para lograr este propósito el ponente se ocupó de desentrañar el mapa genético de cada uno de los modelos.

El modelo económico actual lo definió como una economía de arriba hacia abajo cuya meta sería procurar el bien de una pequeña élite dirigente que desconoce las necesidades e intereses de la mayoría.  

Los cromosomas que aparecían en el cariotipo de esta economía serían:

1.- El del crecimiento infinito, tanto de empresas como de países, en el contexto de un mundo finito.

2.- El del dinero, como medida de este crecimiento, bien en forma de beneficios, en el caso de las empresas, bien en forma de Producto Interior Bruto, en el caso de los países.

En este modelo el crecimiento democrático, de derechos o de servicios parece  quedar olvidado en beneficio del dinero por el dinero.

3.- Por último, el de la educación, sin valores, parecía ser el tercero de los cromosomas de este mapa genético. Aunque quizá sería más justo hablar de un modelo con valores errados como el de la competitividad o el del lucro.

Los guardianes de este modelo serían una serie de organismos, como el FMI o el Banco Mundial, que parecían haber olvidado sus objetivos fundacionales; en el caso del FMI: Facilitar la expansión y el crecimiento equilibrado del comercio internacional, contribuyendo así a alcanzar y mantener altos niveles de ocupación y de ingresos reales y a desarrollar los recursos productivos de todos los países miembros como objetivos primordiales de política económica.>> Convenio Constitutivo del Fondo Monetario Internacional, adoptado en la Conferencia Monetaria y Financiera de las naciones Unidas, celebrada en Bretton Woods, New Hampshire, el 22 de julio de 1944. http://www.imf.org/external/spanish/

 

En el caso del Banco Mundial el mandato olvidado sería la erradicación de la pobreza: Desde su concepción en 1944, el Banco Mundial ha pasado de ser una entidad única a un grupo de cinco instituciones de desarrollo estrechamente relacionadas. Su misión evolucionó desde el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF) como facilitador de la reconstrucción y el desarrollo de posguerra al mandato actual de aliviar la pobreza en el mundo. >>http://web.worldbank.org/WBSITE/EXTERNAL/BANCOMUNDIAL/QUIENESSOMOS/...

Después de desentrañar el modelo actual el ponente dedicó el resto de su intervención a diseñar el decorado del modelo económico alternativo que venía a presentar.

El nuevo decorado, todavía un dibujo difuminado, presentaba una mutación genética respecto al actual, que afectaba a dos cromosomas fundamentales:

1.- Al del crecimiento. Este cromosoma presenta un desarrollo sostenible que lo diferencia del actual desarrollo incontrolado. La sostenibilidad del nuevo modelo se adquiere a través del equilibrio entre la esfera económica, la esfera medio ambiental y la esfera social. Esto quiere decir que cualquier decisión económica debe tener en cuenta el impacto medio ambiental y social que produce. (En esto no presenta grandes diferencias con el planteamiento de la RSE.)

2.- Al de los valores. La mutación de este cromosoma supone el cambio de los valores del lucro y la competitividad por el de la cooperación y el bien común.

Con estas mutaciones el modelo pretende conseguir una economía de abajo arriba cuya meta sea construir una buena sociedad.

Hasta aquí no había nada novedoso, quizá si acaso, que la idea del bien común fuera reformulada desde la economía. Lo realmente novedoso y sorprendente del planteamiento es la fórmula para conseguir que el bien común sea el principio que guíe la acción en la vida pública y de rebote en la vida privada también.  En este sentido, cabe decir que a diferencia de otros planteamientos filosóficos del bien común, en el que es la política la encargada de conseguir este propósito, en la economía del bien común, parece ser la empresa, la institución encargada de provocar el trascendental cambio del interés privado al interés común, cuando hablamos de la acción social y quizá también de la acción privada. A mi parecer, dejar en manos de la empresa el papel de reformador o transformador social me parece muy atrevido o quizá descabellado. A mi juicio, me parce muy difícil que las empresas puedan procurar las transformaciones que requiere el nuevo modelo, en tema de valores, imposibles de conseguir sin la participación de las instituciones educativas, o en tema de políticas públicas, que apoyen el cooperativismo, como la necesaria creación de una banca pública, etc.

Parece utópico, por no decir otra cosa, que sean las empresas las depositarias de la idea del bien común y que éstas vayan a ser capaces de exportar el interés por el bien común al resto de esferas sociales. Quizá esta idea que me quedó, no sea sino la consecuencia de la cautela que tuvo el ponente de no ligar la propuesta de una economía del bien común con opción política alguna.

Visitas: 43

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Comunidad ÉTNOR para añadir comentarios!

Participar en Comunidad ÉTNOR

Miembros

© 2020   Creado por Quique.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio