Comunidad ÉTNOR

Foro de debate sobre ética y responsabilidad social en empresas y organizaciones

Potenciar el tejido asociativo es clave para el desarrollo de la responsabilidad social

“Sólo desde la corresponsabilidad  y desde el interés de la sociedad de dotarse de empresas y organizaciones mejores la RSE avanzará como esperamos”. Así lo manifestó ayer José Ángel Moreno, Secretario de Economistas sin Fronteras, quien analizó la necesaria “interacción fecunda” entre empresas y organizaciones cívicas para la RSE en el Seminario de la Fundación ÉTNOR.

Para Moreno, empresas, organizaciones cívicas y ciudadanos se preocupan cada vez más por la RSE, aunque por razones diferentes. Los ciudadanos demandan instituciones más responsables porque empresas mejores generan sociedades mejores. Las Ong´s ven la RSE como fortalecedora de la economía y la sociedad, pero sobre todo como una exigencia de justicia. Por último, las empresas asumen la RSE fundamentalmente por cuatro razones: por convicciones éticas, por puro interés, por presión de organismos públicos internacionales como la ONU o la OCDE, y por presión social.

 

 

Moreno centro todo su discurso en esta última, y en la necesidad de vertebrar un tejido civil fuerte y desarrollar un movimiento asociativo potente, “porque es la clave para el desarrollo de la RSE en nuestro país”. “Si las organizaciones cívicas y los ciudadanos no exigimos empresas mejores, no las tendremos”.

 

Según una encuesta de Pricewaterhousecoopers, los altos directivos no sienten esa exigencia de la sociedad civil, y adoptan la RSE por toda una serie de presiones que van desde la reputación, las tendencias del sector o la demanda de accionistas y empleados, pero no de la sociedad.

 

“La situación en España del tejido asociativo es comparativamente débil frente a países del entorno”, “tenemos menos asociaciones y también menos voluntarios y socios; acudimos a ayudas puntuales ante emergencias, pero están descendiendo los apoyos estables y, sobre todo, la participación y el asociacionismo”. Para José Ángel Moreno “potenciar el tejido asociativo es una de las vías más potentes para potenciar la RSE”.

 

Para el experto “la relación entre empresas y organizaciones cívicas es compleja, pero positiva para ambos, y favorece claramente la responsabilidad social”. Una relación que se está intensificando en los últimos años desde las donaciones y colaboraciones hasta proyectos más ambiciosos y estables en el tiempo de asesoramiento a las empresas en cuestiones de RSE o relación con los grupos de interés, voluntariado corporativo, auditoria social y medioambiental externa, o el desarrollo de negocios inclusivos. “Incluso las relaciones más conflictivas son positivas, y las empresas emergen de esos conflictos siendo mejores empresas en todos los sentidos”. “Y una buena empresa, como afirmaba el Nobel de Economía, Amartya Sen, es sin duda un bien público”.

Visitas: 1181

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Comunidad ÉTNOR para añadir comentarios!

Participar en Comunidad ÉTNOR

Comentario por José Ángel Moreno Izquierdo el marzo 24, 2011 a las 11:38am

Buenos días, Larisa.

Gracias por tu comentario. La verdad es que estoy de acuerdo con tu matización: de todos los factores que, en mi opinión, impulsan la preocupación por la responsabilidad social en las empresas, también creo que -sobre todo en las grandes empresas cotizadas en mercados bursátiles- las conviccciones éticas es probablemente el de menor entidad. Lo óptimo es que no fuera así: pero no hay que confundir los deseos con la realidad.

Por eso es tan importante lo que apuntaba Paula y tu recuerdas: que es vital la presión de la sociedad civil y que ésta presión es todavía muy insuficiente, y de forma muy destacada en España. Y mientras la sociedad civil no la exija, impulse y reconozca con mayor intensidad, la RSE no avanzará y se extenderá lo que sería deseable y lo que podría ser posible.  Porque, como bien dices, el mundo -y también las empresas- lo construimos entre todos.

Comentario por Larisa Capatina el marzo 23, 2011 a las 10:51am

Buenos días,

Estas reflexiones a mi también me parecen muy interesantes, y estoy de acuerdo con ellas, aunque en mi opinión entre las cuatro razones por las cuales las empresas asumen RSE las convicciones éticas ocupan el último lugar. Es muy seguro que existan excepciones pero en general creo que es así. Esto es una parte que también se debería cambiar porque hay que hacer las cosas porque uno así lo quiere, y no fundamentalmente por reputación y presión social. Pero al menos por una razón u otra se están haciendo bien las cosas, y la evolución del RSE en estos últimos años lo demuestra.

 

También me gustaría apuntar que estoy totalmente de acuerdo con el comentario de mi compañera Paula, y en especial con esta frase : “ la sociedad no participa tanto como debería exigiendo a las empresas RSE porque desconoce su poder de influencia.” Es cierto, es la misma historia de siempre, las personas piensas que ellas solas no pueden cambiar el mundo y no se dan cuentas que juntas lo que forman es precisamente el mundo.

Comentario por José Ángel Moreno Izquierdo el marzo 16, 2011 a las 10:06am

Hola, Lydia.

Aunque, como habrás visto, mis opiniones coinciden en buena medida con lo que señalas, querría matizar tu comentario en dos sentidos. Por una parte, creo que no se debe minusvalorar el hecho de que hay empresarios honestos que quieren desarrollar su actividad con responsabilidad (algo, en mi opinión, que afecta fundamentalmente a muchas pymes de propiedad personal/familiar). Y por otra parte, querría insistir especialmente en que eso que denominamos RSE es algo que puede resultar de considerable interés para la empresa: porque fortalece su reputación, porque permite una relación mejor con sus grupos de interés y porque, en definitiva, puede mejorar la calidad general de su gestión. Por eso, creo que la RSE fortalece la capacidad de la empresa de generar valor de forma sostenida en el tiempo y por eso (aunque no maximice el beneficio cortoplacista) creo que no está en contradicción con un beneficio razonable. Por eso, también,  planteaba en mi intervención en la Fundación ÉTNOR que la RSE contribuye a hacer empresas mejores desde todos los puntos de vista (moral, social y económico).

Creo que no se puede olvidar esa perspectiva, aunque también creo que no es suficiente para impulsar la extensión todo lo necesario de la RSE: algo que exige presión de las Administraciones Públicas y, muy especialmente, exigencia de la sociedad civil.  En eso estoy plenamente de acuerdo contigo.

Un cordial saludo.

Comentario por José Ángel Moreno Izquierdo el marzo 15, 2011 a las 11:51am

Ante todo, ruego disculpas por no haber podido hasta ahora responder a los comentarios sobre mi interevención en el seminario de la Fundación ÉTNOR (comentarios que agradezco). Estoy absolutamente de acuerdo con todos (más bien, todas: Sandra, Paula y Carmen): la sociedad civil tiene (tenemos) una fuerte capacidad (y por lo tanto, responsabilidad) para empujar (por las buenas y/o por las malas) a las empresas a mejores comportamientos. Una capacidad de la que quizás (como señaláis) no somos suficientemente conscientes. Pero sin la presión de la sociedad, será difícil conseguir empresas mejores: porque el propio interés de las empresas y la presión de  organismos internacionales y Administraciones Públicas no es suficiente. 

Es un tema en el que los valores, la formación y la estructura organizativa de la sociedad son básicos: no es extraño que una sociedad hiperindividualista, cortoplacista, desmotivada, desmoralizada e insuficientemente vertebrada no sea capaz de exigir a las empresas con suficiente fuerza mayor responsabilidad. 

Ahora bien, no olvidemos que es un campo en el que también las Administraciones Públicas tienen su cuota de responsabilidad: si nuestra sociedad civil tiene una débil estructuración y una débil capacidad de movilización es en gran parte por nuestra priopia culpa. Pero puede que también influya el desinterés de los diferentes gobiernos por impulsar una sociedad mejor vertebrada, más consciente y más exigente. Fomentarla es una de las mejores formas de impulsar la responsabilidad de las empresas. Pero claro, también generaría una mayor exigencia frente a la responsabilidad de los poderes públicos.  Y eso quizás no sea una prioridad de esos captadores de voto y fomentadores de desidia cívica en que se se están corvintiendo a marchas forzadas nuestros partidos políticos y, por ende, los gobiernos que en ellos se basan.

En fin: como señalaba en mi intervención, a poco que rasquemos se aprecian las muy fuertes implicaciones sociales y políticas de la RSC.

Saludos cordiales.

Comentario por Carmen Martí el marzo 15, 2011 a las 10:58am

Hola Paula!

Empezando por el final...creo que el individualismo es un problema importante, no tanto porque la gente no se preocupe por lo que pasa a su alrededor como porque no creemos que tengan tantas implicaciones nuestras actuaciones. La suma de la conducta de todos hace un modelo de consumo, de economía, de política, y lo primero es tomar consciencia de nuestro poder.

Sin embargo estoy de acuerdo contigo en que si conocieramos mejor el poder de empresas y gobiernos y las posibilidades de elección que tenemos los ciudadanos, las alternativas, hariamos más. No es fácil estar informado y por eso hay que exigir más transparencia y comunicación a empresas y Gobiernos para que los ciudadanos podamos tomar cartas en el asunto de una manera razonable e informada.

Un saludo,

Comentario por Paula Ballester Murat el marzo 14, 2011 a las 9:40pm

Buenos días,

Al igual que Sandra, las reflexiones de Moreno sobre la RSE me parecen muy interesantes.

Creo que uno de los problemas que existen para que la sociedad no participe tanto como deberia exigiendo a las empresas RSE es que desconoce su poder de influencia. Si todos supiesemos que podemos cambiar ciertas conductas y exigir responsabilidades y que se nos va a tener en cuenta quizá nos movilizáramos más.

Creo que con el asociacionismo pasa lo mismo. Existen muchas ONG's y organizaciones pero creo que la población en general no las tiene en cuenta y no sabe que puede colaborar con ellas. Especialmente con los jóvenes, creo que si se les diera la oportunidad de actuar lo harían pero desconocen que pueden apoyarse en dichas asociaciones.

Además, también existe otro problema, creo que hoy en día las personas tienden a preocuparse poco por su alrededor, vivimos en una sociedad individualista, y creo que hasta que no seamos conscientes de que también somos responsables de nuestro entorno no empezaremos a actuar conjuntamente.

Comentario por Sandra Pérez Escudero el marzo 11, 2011 a las 2:16pm
Gracias por toda la información, profundizaré en el tema a partir todo ello y espero poder aportar una visión más completa un poco más adelante. :)
Comentario por Carmen Martí el marzo 11, 2011 a las 12:19pm

Hola Sandra!

La verdad es que José Ángel siempre hace unas reflexiones fundamentales para el avance de la RSE. Y creo que la que tuvimos el gusto de compartir con él es, si no la más importante, una de las prioritarias. Durante mucho tiempo los expertos en responsabilidad social hemos estado hablando de esa exigencia de la sociedad para que las empresas sean socialmente responsables. Sin embargo, a la hora de la verdad, nos damos cuenta de que esa exigencia no es tan fuerte como debería, y que las empresas están adoptando la RSE por otra serie de razones, como Moreno expuso: porque los competidores lo hacen, por estándares internacionales, por presión, aunque también poca, de las administraciones públicas, etc. Pero ¿qué pasa con la sociedad civil? Existen estudios que hablan de la penalización de los consumidores ante prácticas irresponsables, sí es cierto, y hay numerosas ONG´s que todos conocemos que se dedican a la crítica y denuncia, pero como quedó patente en la charla, la exigencia de empresas mejores del tejido asociativo español es muy débil, y es clave para cambiar las cosas. De verdad que creo que el hecho que que tanta gente joven estéis en esta plataforma reflexionando en conjunto ante estas cosas es un buen comienzo. Al fin y al cabo es una manera de crear "tejido asociativo", aunque sea de modo virtual. Espero que cuando acabe el curso...os quedéis con nosotros :-)

Os dejo algunas lecturas de José Ángel que os van a gustar mucho, y os recomiendo encarecidamente su libro Entre el fragor y el desconcierto. Economía, ética y empresa en la era de la globalización, escrito bajo el pseudónimo de Gabino Izquierdo. Por supuesto tenemos el "lujo" de tenerle como miembro en este foro, así que seguiremos sus reflexiones tan interesantes como RSE: paisaje después de una década y El último Informe del Observatorio de RSC: una buena noticia

 

* José Ángel Moreno: Responsabilidad social corporativa y competitividad: una visión desde la empresa

* José Ángel Moreno: Objetivos del Milenio y acción social empresarial 201001047.mht

* José Ángel Moreno: Empresa y Derechos Humanos 201000054.mht

 

Comentario por Sandra Pérez Escudero el marzo 11, 2011 a las 12:01pm

Hola Carmen. 

Me parece muy interesante que hayas incluido la intervención de José Ángel Moreno en el blog. Sin duda, estoy totalmente de acuerdo con las aportaciones de este experto, porque como señala, resulta fundamental la interacción entre organizaciones cívicas y empresas para avanzar en materia de RSE.

Sin embargo, creo que para conseguir ese cambio en nuestro país y potenciar el débil "tejido asociativo" del que habla Moreno, se debe potenciar el consenso entre todos los agentes sociales en materia de responsabilidad social. Ciudadanos, organizaciones cívicas y empresas demandan políticas de RSE por distintos motivos pero, lo realmente importante es conseguir aunar objetivos para poder conseguir un fin común: conseguir mejores empresas y, por tanto, el desarrollo de nuestra sociedad.

No obstante, como bien se ha señalado en el post anterior respecto a la reflexión de Raúl Contreras, es necesario "remar en la misma dirección" y, por tanto, es necesaria la implicación de todos los colectivos y no solo de las empresas y las organizaciones, para conseguir crear una sociedad crítica que exija mejores empresas. Es un reto difícil, pero no imposible, y creo que si todos nos implicamos y promovemos esa corresponsabilidad podemos conseguir que las empresas se conviertan en aliadas y no se muevan sólo por los beneficios, como ocurría e incluso ocurre actualmente en algunos casos. 

Por último, señalar que todo esto no son simples tópicos, todos formamos parte de la sociedad y, por ello, todos debemos ser conscientes de la necesidad de contribuir para mejorar la misma.

 

Miembros

© 2017   Creado por Quique.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio