Comunidad ÉTNOR

Foro de debate sobre ética y responsabilidad social en empresas y organizaciones

Cada día descubres en tu microcosmos más inmediato pequeñas infamias que te hacen reflexionar acerca de un determinado “modo de ser” (eso es, precisamente, la definición de ética). Y puesto que hablo de infámias, me refiero a un modo de ser viciado.

He aquí la pequeña infamia pública de la que fui protagonista involuntario: Ayer tuve que desplazarme a la Terminal T-4 del aeropuerto de Barajas, en Madrid. Nada más sencillo y lógico que seguir las indicaciones en la vía pública ¿verdad? En un momento determinado la carretera se divide en dos: el cartel que indica giro a la izquierda marca las terminales T-1, T-2 y T-3; la señal que indica giro a la derecha marca la terminal T-4. Como yo voy a la T-4 señalizo y giro a la derecha. A los pocos minutos, siento que estoy dando un gran rodeo por un páramo inhóspito hasta que súbitamente - y sin posibilidad de dar marcha atrás - me veo enfilado a una autopista de peaje. Cuando el cartel anuncia el peaje, ya no hay alternativa. Hay que seguir avanzando. Yo no quiero ir a la T-4 por una autopista de peaje, pero la señalización vial me ha forzado a hacerlo. Como pienso que he podido cometer un error (no viendo alguna otra indicación), pregunto al empleado de la cabina de peaje cómo es posible que habiendo seguido la señalización “A la T-4” haya terminado en éste peaje.

Su respuesta estereotipada me recordó a las máquinas de las gasolineras: “Todos los conductores se quejan de lo mismo. Reclame usted. Muchas gracias por su visita” (confieso que éste último agradecimiento  puso a prueba mi amor por la “no violencia”). Ya está. Todo solucionado. ¡Reclame usted el pago indebido de 1,5 €! Invierta usted en tal reclamación varios meses de gestiones, tiempo, paciencia, ventanillas, colas y por supuesto dinero. Y al cabo de 2 años, con suerte, gane usted la reclamación ante la concesionaria de la autopista de peaje, recupere su 1,5 € con el 1% de intereses atrasados (si conserva el ticket original o no se ha biodegradado) y siéntase al final del largo y tortuoso camino un ciudadano ejemplar. Tap, tap. Palmada en la espalda de los vecinos y mirada comprensiva de la familia. Y si, la satisfacción del deber cumplido.

Me consta que a la T-4 del aeropuerto se puede ir sin pagar peaje, lo que pasa es que hay que desatender las indicaciones oficiales de Tráfico e ir por la ruta en dónde solo se indica “A la T-1, T-2 y T-3”. ¿Por qué se omite añadir también la T-4 en dicha señalización pública, obligando con ello al conductor a tomar la vía de peaje? (nadie que puede perder un avión se arriesga a equivorcarse con el endemoniado tráfico de Madrid y, por lo tanto, lo más razonable es seguir las indicaciones de Trfáfico) ¡Ah! ¿Es que resulta que ese tramo de vía es poco rentable para la concesionaria privada y hay que subvencionarlo indirectamente a costa una ciudadanía a la que se fuerza a desviarse por tal peaje? ¿No son suficientes nuestros hipertrofiados impuestos para saciar la voracidad infinita de la máquina? Es eso ¿verdad?

En el siguiente artículo de El Mundo (2006) –y que desgraciadamente yo no leí en su día-  se explica con mayor claridad en que consiste el “timo del peaje”: http://www.elmundo.es/elmundo/2006/06/15/ciudadanom/1150358249.html

Sin embargo, mi frustración como ciudadano no proviene de la existencia en nuestra sociedad de timadores. Lo grave es que "el timo del peaje” sea realizado con la complicidad (por omisión del deber de información veraz) de nuestras autoridades públicas, pues aunque la concesionaria de la autopista sea privada (lo cual, por otra parte, no la exime del respeto a la ley y a otras prácticas responsables) la señalización está ubicada en la vía pública y eso obliga al estado a hacer respetar unas normas.

 

No importa que en éste caso la pequeña infamia, el rastrero vicio, sea económicamente insignificante; lo que me preocupa es que tales abusos se estén convirtiendo en la tónica general, esto es, en el estilo y el "carácter" de nuestras instituciones. Un "ethós" muy torcido (o una percepción de tal) de quienes deberían ser modelo de ejemplaridad pública. Si se extrapolan tales malos hábitos a la gestión del Estado o de la Comunidad Autónoma uno no puede menos que aterrorizarse, al sentir como crece nuestra indefensión ante una maquinaria institucional viciada.

Forzar a miles de conductores a lo largo del año a que paguen un peaje que podrían evitarse es solo un pequeño ejemplo, una pequeña infamia (y sin embargo, con un impacto económico que muy bien podría cuantificarse en millones de euros). Sin embargo, mucho me temo que ésto es solo un ejemplo que palidecería si lo comparamos con el desfalco de las cajas, los ERES andaluces, la quiebra de varias comunidades autónomas, la estafa de los bancos a los pequeños ahorradores, la hipocresía, complicidad e inutilidad de los sindicatos, la apatía de la patronal, la menguante legitimidad social de los partidos políticos (el principal alimento de los totalitarios de todo tipo disfrazados de voz popular) y la degradación de los tres poderes del Estado, silenciosos cuando debieran hablar y locuaces cuando tendrían que permanecer callados.

Visitas: 259

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Comunidad ÉTNOR para añadir comentarios!

Participar en Comunidad ÉTNOR

Miembros

© 2019   Creado por Quique.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio