Comunidad ÉTNOR

Foro de debate sobre ética y responsabilidad social en empresas y organizaciones

Sheldon Adelson, uno de los hombres más ricos del mundo y presidente del emporio de casinos y complejos turísticos Las Vegas Sands, quiere reproducir su fórmula de hacer dinero en España.

El proyecto español de Las Vegas Sands, que ya está presente con complejos similares en Estados Unidos, Macao y Singapur, contempla la edificación de un macrocomplejo con cuatro hoteles de lujo, 12.000 habitaciones en total. Habrá salas de cine, teatro y reuniones; casino; centros comerciales; restaurantes, gimnasios, piscinas y campos de golf.. El grupo sostiene que en 2025 el proyecto en España habrá generado 30.000 millones de euros; más de 260.000 puestos de trabajo y que atraerá a 11 millones de turistas. La compañía considera que atraerá especialmente a ciudadanos europeos, rusos y de Oriente Próximo.

¿Realmente nos interesa? No cuestionaré las cifras económicas pues si políticos de diversas comunidades autónomas andan peleándose por ver quien concede más privilegios al magnate norteamericano, lo lógico es pensar que un Las Vegas español debe de ser un negocio muy lucrativo. La Comunidad Valenciana (concretamente Castellón y su abigarrado complejo lasvegasiano “Marina D’Or”) acaba de unirse a esta competición concesionista para atraer la mirada de Mr. Sheldon Adelson, el amigo americano. La ocasión merece parafrasear a mí paisano Berlanga con un ¡Bienvenido Mr. Adelson!

Aunque soy favorable a la iniciativa privada y a la creación de empresas, confieso que éste tipo de negocio me resulta muy cuestionable desde el punto de vista de su balance social. Desde hace muchos años defiendo la legitimidad de las empresas socialmente responsables. ¿Lo es este tipo de negocio que pretenden injertarnos?

Hay una razón que me lleva a sospechar de su legitimidad desde el mismo proceso negociador: La oferta por parte de nuestros representantes políticos de “zonas francas”, en virtud de las cuales podrán sortearse nuestras leyes. Será legal si así se legisla, pero no me parece legítimo. Por ejemplo, me parece inaceptable transigir con aspectos legales y morales tan relevantes tales como:

1. Los menores podrán entrar en los casinos

2. Inobservancia de la “Ley del tabaco”, una ley a la que, por cierto, siempre me he opuesto pero que una vez aprobada creo que debe ser acatada por todas las empresas, no solo por algunas. Si la ley es absurda y paternalista, deróguese. Pero deróguese para todos, no solo para Mr. Adelson.

3. Exenciones fiscales

No en vano el sector del juego (de azar) es sistemáticamente excluido de todos los fondos éticos (no confundir con los "solidarios"). El juego no solo genera ludopatía (muy a menudo entre quienes menos recursos tienen, pues perciben la máquina tragaperras como un potencial salvavidas), sino que además suele ir asociado a otras prácticas y consumos muy poco recomendables (alcohol y prostitución) que, a su vez, atraen a las mafias de todo tipo. Basta una mirada a los países de origen del turismo esperado, para hacerse una idea aproximada del tipo de cliente que vamos atraer.

No se trata de moralina barata; simplemente creo que España debería destacar en I+D+I, el único sector realmente viable en el siglo XXI, y focalizarnos a este tipo de negocio arcaico (aunque indudablemente muy lucrativo) y  tan alejado de nuestra cultura empresarial creo que es un retroceso y a la larga nos pesara. Sus externalidades negativas son muchas y precisamente por ello, creo que no conviene a la mayoría de los españoles.

Creo que procede terminar con la letra de la famosa canción consagrada por Berlanga y cantada por Lolita Sevilla, Manolo Morán, Pepe Isbert y resto de comparsa en su inmortal “Bienvenido Mr. Marshall” (1953).

Los yanquis han venido,

olé salero, con mil regalos,

y a las niñas bonitas

van a obsequiarlas con aeroplanos,

con aeroplanos de chorro libre

que corta el aire,

y también rascacielos, bien conservaos

en frigidaire…

 

ESTRIBILLO

 

…Americanos,

vienen a España

guapos y sanos,

viva el tronío

de ese gran pueblo

con poderío,

olé Virginia,

y Michigan,

y viva Texas, que no está mal,

os recibimos

americanos con alegría,

olé mi madre,

olé mi suegra y

olé mi tía.

El Plan Marshall nos llega

del extranjero pa nuestro avío,

y con tantos parneses

va a echar buen pelo

Villar del Río.

Traerán divisas pá quien toree

mejor corría,

y medias y camisas

pá las mocitas más presumías”

Visitas: 402

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Comunidad ÉTNOR para añadir comentarios!

Participar en Comunidad ÉTNOR

Miembros

© 2019   Creado por Quique.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio