Comunidad ÉTNOR

Foro de debate sobre ética y responsabilidad social en empresas y organizaciones

En este artículo proponemos demostrar la disconformidad social con el sistema político actual a través de la utilización del voto nulo en las próximas elecciones  municipales y autonómicas. Esta idea pretende recoger el malestar detectado en mi círculo próximo de amistades con un sistema político en el que cunde la desmoralización y la total dependencia en su toma de decisiones de los intereses de las grandes corporaciones financieras. Un ejemplo del estado actual de nuestro sistema político nos lo ofrece una investigación realizada sobre los diputados de las Corts Valencianes por Francisco Javier Puchades Arce. El estudio, presentado el jueves en Valladolid en el marco del congreso "Periodismo político: Nuevos retos y nuevas prácticas", revela que sólo el 11,9% de los mensajes por correo electrónico enviados a los parlamentarios por ciudadanos de a pie planteándoles inquietudes sobre cuestiones de su competencia obtuvieron respuesta. De 126 mensajes pidiendo información sobre materias de su competencia a los 42 parlamentarios que tienen "e-mail", sólo hubo 15 respuestas de siete señorías. Como muy bien dice el artículo que recoge este estudio publicado en el periódico Levante, El Mercantil Valenciano, la desafección por la política tiene muchos factores, que a menudo los partidos buscan en la propia ciudadanía. Pero, ¿qué hacen los responsables públicos para revertir esta situación? Nada.

 

            Como dice nuestro amigo y profesor de la Universidad de Valencia, Miguel Ángel Moreno: El voto nulo yo lo emplearía para cuestionar el sistema. Dentro del sistema ECONOMICO-político occidental (ya exportado a la mayor parte del mundo), el signo político del partido que gobierne es totalmente irrelevante, las directrices vienen totalmente marcadas por los intereses económicos de los grupos de poder que se ocultan tras el entramado de sociedades financieras internacionales. Es a este sistema al que tenemos que decir NO, y lo primero es tomar conciencia de que ello es así. >>

 

            Esta arriesgada propuesta requiere, sin embargo, para que no se convierta en una propuesta ridícula, de risa como dice otro buen amigo nuestro, que se contextualice dentro de esa corriente de insurrección pacífica que parece estar propagándose desde ciertos círculos culturales y que nos hace pensar que no estamos solos, que las risas no durarán para siempre.

 

            En esta corriente hay que insertar el libro de Stéphane Hessel, autor de ¡Indignaos¡, quién  se declara partidario de la insurrección pacífica. En especial contra los medios de comunicación dominantes en manos del capital o del poder: Os deseo a todos, a cada uno de vosotros, que tengáis vuestro motivo de indignación. Es algo precioso. Cuando algo nos indigna, como a mí me indignó el nazismo, nos volvemos militantes, fuertes y comprometidos. >>

 

            Lo que pretendemos con nuestro mensaje es, como dice Hessel, provocar la indignación colectiva por algo, en este caso por un sistema político desmoralizado y en manos del poder financiero, porque solo así seremos capaces de cambiar la indeferencia y la falta de participación de los individuos, en una ciudadanía activa, participativa.

 

            Es con este tipo de ciudadanía con el pretende conectar otra obra importante de la actualidad literaria cuyo título, igual de provocador que el anterior, es Reacciona. Este libro con una mezcla singular de especialistas, un comité de sabios, entre los que destacan José Luis Sanpedro, Baltasar Garzón o Mayor Zaragoza, nos brinda diez respuestas a la crisis sistémica que ha provocado  el crac financiero, con una idea común: la necesidad de tomar postura y actuar, de concienciarnos y despertar pues todavía hay esperanza, hay soluciones. Una ciudadanía informada y responsable puede impedir los atropellos. Todos con un mismo rumbo, con un objetivo claro: defender la dignidad, la democracia y el bien común. Ha llegado el momento. El primer paso es reaccionar. En este sentido, es  Mayor Zaragoza el encargado de arengar en el libro en defensa de la reconversión del individuo a ciudadano para que de una vez por todas deje de ser "un súbdito del mercado".

 

            Solo con un ciudadanía de este tipo se podría realizar ese cambio de sistema económico político tan anunciado, por líderes como Obama o Sarkozy, y nunca llevado a la práctica. Para conocer por qué no ha podido el más importante de los líderes mundiales ni tan siquiera apartar del poder a los responsables de la crisis, no hablamos ya de hacerles pagar por los efectos causados, es pertinente recurrir al documental dirigido por Charles Ferguson, titulado Inside Job. Como dice Lara Sanchez Fernández, en su artículo, de ELPaís.com, del pasado 27/04, En esta película se revela el modus operandi de los especuladores financieros, auténticos yonquis de poder -así como de otras sustancias y delitos, tal y como cuenta el documental-, que han neutralizado durante años a la soberanía ciudadana, al poder legislativo, e incluso a las élites académicas, con el fin de saciar su ansia de enriquecimiento sin escrúpulos y convertirnos en víctimas de una crisis global desde Cádiz a Alabama, Reikiavik o Lima.>>


 

            Lo que acabamos de exponer son unos cuantos ejemplos de la existencia de una corriente de insurrección pacífica y lo que queremos es sumarnos a la misma, en la medida de nuestras posibilidades, y alentarla con la idea de que Es completamente cierto, y así lo prueba la Historia, que en este mundo no se consigue nunca lo posible si no se intenta lo imposible una y otra vez. >>

Visitas: 100

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Comunidad ÉTNOR para añadir comentarios!

Participar en Comunidad ÉTNOR

Comentario por Hugo astilleros el mayo 23, 2011 a las 11:49am

Es necesario reaccionar ante la grave crisis en que se encuentra el sistema de valores democráticos y parece interesante la propuesta de realizar un voto nulo, que no en blanco. ¿Que pasaría si un gran porcentaje de población votara nulo? Faltaría ver si realmente sería efectivo.

Comentario por Rafael el mayo 19, 2011 a las 8:07pm

Habiendo leido  este último artículo, yo también estoy indignado, no sé si eso es bueno o no pero sí que se que se que eso me cabrea ,valga la redundancia. Indignado en lo que concierne la política podría decir que ya no, como se ha dicho ya en alguna ocasión la política hoy es lo que es, gestión y además pesima. Creo que deberíamos cambiarla por ONGS pero eso si que sean gubernamentales (vaya incongruencia) ya que hablamos de gobierno, ya sea local, autonómico, nacional, europeo o mundial. En estos momentos se me ocurren varias siglas para esas ONGS pero seguro que vosotros encontrareis muchas más .Como para muestra un botón aquí os dejo dos, AVP (Asociación de víctimas de la política) por prometer y no dar pero hacer a los tontos alegrar, AVGL (Asociación de víctimas de la gestión laboral) por la ineptitud, desidia y posiblemente mala fe por parte de los muchos que se dedican a redactar informes sobre temas laborales, máxime en esta comunidad que se está caracterizando por las facilidades que se les están dando a las empresas y como no perjudicando a los de siempre ,el operario. Aquí quisiera extenderme un poquito más, es justo que el que tiene dinero y lo invierte creando una empresa deba sacarle un rendimiento, en este caso beneficios, estos deben de ser para el eso es justo, pero en primer lugar para ese juego hay que asumir cierto riesgo y responsabilidades, ahí es cuando vienen los lloros si no se producen beneficios. Ahora bien cuando los hay ni te hacen participe de ellos y posiblemente ni siquiera te enteres. En segundo lugar hay unas normas, leyes que deberían de cumplir para poder entrar a jugar, estas se suelen cumplir en la menor medida posible en el mejor de los casos. Y en tercer lugar aunque el capital lo invierte solo una parte la otra aporta su esfuerzo y por eso se le debe remunerar y atender en cuanto a los temas sociales que le corresponden de manera acorde a los convenios vigentes en el momento y no actuar como un niño mimado rompiendo la baraja simplemente cuando se pierde unas manos. En su día fui autónomo vi los pros y contras decidiendo no seguir jugando y vaya por Dios que hoy que soy un simple proletario se me obliga a continuar jugando. Puesto a eso deberé plantearme el volver a ser empresario ya que cuando gano es para mí y cuando pierdo es para ti.
Bien con todo esto lo que quiero decir es que independientemente de las viejas ideologías se deberían crear esas ONGS dirigidas por honrados sabios en todas las materias históricas y actuales, jóvenes destacables en las actuales y futuras además como no con el apoyo de todos los que ya estamos asqueados de ser tratados como borregos. Creo que eso podría llevarnos a que se gobierne mucho mejor y ser más justos. Bueno con esto creo que he demostrado que si estoy indignado.
Adelante con (con mi voto no) y sigue así Ángel
Saludos

 

Comentario por Angel Crescencio Martínez Ortiz el mayo 14, 2011 a las 12:22pm

Compañera Teresa, evidentemente se puede pensar de una actuación aislada, como el caso de votar nulo en las próximas elecciones, que ésta tendrá escasa repercusión, pero esto no es del todo cierto si de lo que estamos hablando es de un sistema caótico, como el sistema social. ¿Qué quiero decir con esto? que el sistema social al igual que otro tipo de sistemas (como el que forma el tiempo atmosférico -el cuál dio lugar al famoso efecto mariposa-) es altamente sensible a las variaciones de las condiciones iniciales: Pequeñas acciones pueden dar lugar a grandes cambios sistémicos. Un ejemplo que explica este tipo de compartamientos sistémicos lo encontamos en las recientes revoluciones de los países árabes. La confiscación de un simple carrito de fruta a un vendedor ambulante sin licencia, Mohamed Bouaziz, provocó la caída de un dictador que se mantenía en el poder con mano firme desde hacía 23 años.

Necesitamos hacerle ver al sistema político que es necesario remoralizar la política, y eso solo se puede hacer reaccionando, es decir, actuando y no con la actitud pasiva que ha venido demostrando la ciudadanía en todo aquello que no fuera el ámbito de lo privado. La reacción implica cierta actuación (escribir, protestar, denunciar, etc.), que tiene influencias en el entorno social, que al ser un sistema caótico, puede provocar grandes cambios; lo contrario, la pasividad actual, ya sabemos que no tiene ningún tipo de consecuencias.

Comentario por Teresa Jiménez de la Peña el mayo 12, 2011 a las 8:03pm

Estoy completamente de acuerdo con lo manifestado en el post y cada vez siento con más fuerza que es necesario reaccionar ante la grave crisis en que se encuentra el sistema de valores democráticos.

 

Da la impresión de que los votos lo justifican todo, cuando entramos en campaña electoral, como ahora, todo son promesas, que los políticos hacen sin convección y los ciudadanos recibimos hastiados porque de antemano sabemos que no van a cumplir.

 

Incluso en ocasiones es más desmoralizante saber que aunque pretendan cumplir alguna de esas promesas ni tan siquiera van a poder hacerlo porque dependen de un poder financiero global que no va a permitir ningún tipo de alteración del orden que tienen creado, como ha pasado con Obama o Sarkozy que, según dice el artículo, no han podido llevar a la práctica determinadas políticas.

 

Mientras tanto los jóvenes vemos atónitos como se nos cierran puertas que han estado abiertas para nuestros padres. Se habla de la “globalización”, sí, la oferta territorial es más amplia, pero no así la calidad, ni la seguridad jurídica en los trabajos. Ese entramado financiero dominante ha precarizado todo, el trabajo, la vivienda, todo, las seguridades que tenían nuestros padres en el futuro, ya no existen.

 

Y bien este post, igual que en otros artículos y libros como el de Indignaos!, que he leído, se nos pide que reaccionemos pero yo me pregunto una y otra vez, ¿Cómo?. Se habla de “insurrección pacífica”, me parece bien porque creo que cualquier tipo de actuación ha de ser pacífica. ¿Pero qué tipo de actuaciones puedo emprender pacíficamente? Eso no lo contesta nadie.

 

En el mismo artículo se propone votar nulo en las siguientes elecciones autonómica y municipales, ¿ realmente los gobernantes entenderán que ese voto nulo refleja toda mi indignación antes la situación planteada?.

 

No lo sé.

Comentario por Laura Alegre Consuegra el mayo 10, 2011 a las 9:22pm

Hola a todos,

Hace un par de días leí otra propuesta que merece la pena comentar. Se trata de Ciudadanos en Blanco:un movimiento popular transformado en partido político que pretende cambiar la ley electoral para que los votos en blanco sean computados; es decir, que si se alcanzan los votos necesarios para la obtención de un escaño, éste quede vacío. De esta forma, el voto en blanco ya no supondría una ventaja para los dos grandes partidos en cuanto a la obtención de representantes. Suena un tanto utópico aunque por otra parte, resultaría bastante revelador observar la imagen del Congreso de los Diputados a medio llenar. ¿Qué os parece?

Os dejo el link de su web, donde explican con más detalle cómo se llevaría a cabo el proyecto.

http://www.ciudadanosenblanco.com/

 

Saludos!

Comentario por Carmen Martí el mayo 10, 2011 a las 9:28am

OK! Gracias Ángel...estoy de acuerdo contigo, pero siempre se resiste uno a NO votar, parece que sea mirar para otro lado, no? Siempre he pensado que una gran abstención debería ser una llamada de atención para TODOS los políticos. ¿Qué ocurriría si sólo votase un 10 o un 20% de la población? ¿Podrían gobernar? ¿Deberían pensar otras formas de hacer las cosas, quizá de manera consensuada entre la mayoría de los partidos? En fin, seguimos pensando...que para eso estamos en precampaña, no?!

Un abrazo,

Comentario por Angel Crescencio Martínez Ortiz el mayo 9, 2011 a las 10:33pm
Carmen, la idea es promover el voto nulo, que no tiene repercusiones en el resultado electoral pues no se contabiliza, y no el voto en blanco, que se contabiliza y por tanto, perjudica a las opciones minoritarias pués eleva el número de votos necesarios para conseguir la representatividad y el escaño,  ya que la atribución se hace por cocientes (votos válidos emitidos/número de representantes).  También la significación que tiene es diferente, mientras con el voto nulo manifestamos la discrepancia con un sistema político (por no atender a criterios morales- pueden observarse imputados por delitos relacionados con cargo público en las candidaturas de los principales partidos políticos-) con el voto en blanco expresamos que no existe ninguna opción adecuada que represente adecuadamente nuestros intereses.
Comentario por Carmen Martí el mayo 9, 2011 a las 4:04pm

Hola Ángel!

Gracias por tu reflexión en estos momentos de decisiones políticas. Yo quería preguntarte una duda que me asalta siempre con el tema del voto en blanco, porqué por desgracia a días de las elecciones autonómicas es una posibilidad que nos planteamos muchos por el descontento con los compromisos de los distintos partidos políticos...

¿Cómo funciona exactamente el voto en blanco? ¿Cómo afecta al partido que lidera las votaciones? ¿Se tienen en cuenta de alguna manera esos votos en blancos? Seguro que tú tienes información en este aspecto! Siempre se ha dicho que el voto en blanco beneficia al partido que va por delante, ¿Eso es así?

Un abrazo,

Miembros

© 2020   Creado por Quique.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio