Comunidad ÉTNOR

Foro de debate sobre ética y responsabilidad social en empresas y organizaciones

Responsabilidad Social y negocio son términos que pocas veces van unidos posiblemente por considerarse excluyentes, tal vez pensando que lo social no considera el aspecto económico, idea que dista mucho de ser real.

Lo social, considero, es el concepto básico en toda relación humana incluyendo las transacciones comerciales, realizándose estas últimas aún de manera tácita, en base a una responsabilidad que tiene como base la confianza entre las partes negociadoras.

De manera más concreta con lo anterior me refiero a un ejemplo que creo que puede ser utilizado en diferentes escenarios y es el de la educación, específicamente en las universidades.

Cuántas escuelas que se denominan como universidades es decir, de educación superior, que dicen formar a sus estudiantes con una preparación profesional, realmente ofrecen una educación a ese nivel y más aún, “le venden” por así decirlo, la idea a sus educandos que les será más fácil lograr un buen empleo con la profesión adquirida.

Estas susodichas escuelas están manejando el concepto negocio en el sentido más peyorativo posible, ganando dinero pero sin compensar realmente a quien está pagando por la preparación buscada. Ofrecen sus servicios educativos a precios accesibles para un estrato social determinado, con una fuerte carga académica en cada ciclo para que terminen rápidamente y además dándoles la facilidad de repetir algún curso reprobado hasta cuatro o más veces.

Ante dicho escenario la pregunta es: ¿Está recibiendo el estudiante una formación profesional; o en el mejor de los casos solamente lo están cargando de información para su memoria pero sin entender su real y verdadero significado de todo lo visto en clase?

En términos más generales, qué tan socialmente responsable es la escuela como para otorgar el título profesional a sus egresados y decir que están técnica y profesionalmente preparados para ejercer la profesión adquirida.

Qué tan real es el común anuncio que ofrece una preparación completa en un tiempo mínimo y con precios accesibles.

No estoy en contra que la educación tenga un costo, pero considero que no es válido ofrecer “diamantes a precio bajo, cuando en realidad solamente se están dando brillantitos”. Esto no es negocio, más bien es un fraude.

Desde el punto de vista ético, se está lesionando la parte aspiracional que todo ser humano legítamente tiene, que a cambio de una cantidad de dinero puede ser resuelta de manera rápida y con un mínimo de esfuerzo.

Es en este tipo de aspectos donde adquiere su verdadera valía la responsabilidad social la cual no está reñida con el negocio, pero este tiene que estar basado en una relación “ganar-ganar”. Siendo la escuela responsable de ofrecer una real educación y formación profesional, teniendo como contraparte el estudiante la responsabilidad de ser un verdadero estudiante.

Lo anterior puede sonar tal vez utópico por decirlo de manera decente, pero es el comportamiento ético en las relaciones personales y profesionales donde se pone de manifiesto la responsabilidad social.

Seguiremos platicando ....

Blog: http://atamayon.blogspot.com

Visitas: 21

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Comunidad ÉTNOR para añadir comentarios!

Participar en Comunidad ÉTNOR

Miembros

© 2020   Creado por Quique.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio