Comunidad ÉTNOR

Foro de debate sobre ética y responsabilidad social en empresas y organizaciones

 

Parece que nos cae encima una nueva oleada de encuestas sobre la RSE. Consultoras, universidades, ONGs, prensa, sindicatos, empresas públicas… todo el mundo exhibe alguna. Pero no se crean que sus responsables son grupos antiglobalización o activistas, en muchos casos los realizan organizaciones importantes dentro del mundo de los negocios como McKinsey, IBM o PricewaterhouseCoopers. Las encuestas concuerdan en dos cosas: (1) la RSE es un tema central en la agenda corporativa; y (2) la RSE sigue creciendo en importancia. Por ejemplo, la asociación norteamericana de directivos considera que en el 2015 la RSE será uno de los tres temas prioritarios para la gestión de cualquier empresa.

La guerra ha terminado, y la RSE ha ganado. ¿O no? Desde que en 1970 Milton Friedman afirmó que la responsabilidad social de la empresa es aumentar sus beneficios, se ha generado un debate en los medios, en las empresas, en las universidades y en la sociedad civil sobre el alcance conceptual y práctico de la RSE. Algunos se preguntaban si era una moda, otros si era una solución cosmética, otros si consistía en una nueva forma de denominar a la filantropía de toda la vida. Había quién defendía que la RSE era la forma que tenían las empresas de evitar cambios legislativos, y en cambio otros argumentaban que en realidad era un tema estratégico. No queda claro quién ha ganado cada una de las batallas y, por consiguiente, si la RSE es un tema estratégico o cosmético. No obstante queda claro que la RSE se ha convertido en uno de los temas centrales para la gestión de algunas empresas.

La RSE emergió con fuerza en España a partir del año 2000, para abordar todos aquellos temas de impacto social de los que no se ocupaban las políticas de sostenibilidad, más centradas en temas ambientales. Empezaron a surgir productos y servicios para ayudar a las empresas a desarrollar políticas de RSE. Así pues la RSE a veces era un complemento a la sostenibilidad. En muchas empresas ambas funciones se dirigían desde departamentos diferentes. La RSE trataba de temas como los derechos humanos, los derechos laborales en terceros países, la transparencia, la gobernanza o la reputación. Y empezaron a surgir productos y servicios para ayudar a las empresas a desarrollar políticas de RSE. Kaplan y Norton, reeditaron el "cuadro de mando" para integrar los temas de RSE, dentro de lo que denominaban "mapas estratégicos". Lo mismo ocurrió con iniciativas de calidad como el EFQM. Y ahora la ISO, que lanza la ISO26000 centrada en la RSE.

Sin embargo las empresas más avanzadas en este campo cada vez hablan menos de RSE y más de sostenibilidad. Esto se debe a que la sostenibilidad, como estrategia de gestión, ha ido incorporando temas más sociales. Hoy, empresas reconocidas como líderes en la RSE, como Interface, Vodafone, Danone, Novo Nordisk, Unilever o British Telecom, desarrollan "planes estratégicos de sostenibilidad". Algunos argumentan que la RSE sigue existiendo, pero que cambia de nombre. Otros dicen que sencillamente se deben fusionar los dos conceptos, y como en muchas fusiones, uno de los nombres gana. Pero nos preguntamos si en el fondo el cambio no es solo terminológico.

La RSE se inventó como una herramienta empresarial, con el objetivo de identificar y medir impactos, y tomar medidas para gestionarlos eficientemente. Por tanto, al pensar en la RSE muchas empresas buscaban mejorar lo que hacían. Contrariamente, la sostenibilidad nació a partir de una identificación de un problema social (el desarrollo sostenible). La pregunta desde la sostenibilidad no era únicamente cómo mejorar lo que la empresa hace, sino más bien si debe cambiar y cómo, para contribuir a un objetivo socialmente compartido, que si sitúa más allá de los de la misma empresa. Es decir, sitúa a la empresa en una perspectiva sistémica y de gobernanza social.

El debate es sobre el propósito y la contribución de la empresa. Así pues, en los próximos años seguirán existiendo empresas que hablaran de RSE, pero serán empresas más focalizadas en filantropía, acción social y en gestión de riesgos. Por otro lado, aquellas empresas que centren sus políticas sociales y medioambientales en sus procesos de innovación, en todo el catálogo de productos y servicios, en su cadena de suministros o en sus procesos, como se hace ahora con la calidad, lo entenderán como políticas de sostenibilidad. Entre otras razones porque una empresa sólo puede ser sostenible a largo plazo si entiende las dimensiones sociales y medioambientales como eje estratégico del modelo de negocio.

[Artículo publicado conjuntamente con Marc Vilanova en La Vanguardia el 22.05.2011]

 

 

 

Por cierto, para todos aquellos que puedan estar interesados: lanzamos conjuntamente con Cranfield un programa que lleva por título Leading sustainability strategies: Embbeding social and environmental responsibilities into your Business.

 

www.josepmlozano.cat

Visitas: 29

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Comunidad ÉTNOR para añadir comentarios!

Participar en Comunidad ÉTNOR

Comentario por Miguel Donaire Parra el junio 6, 2011 a las 11:30pm

Como bien dice el artículo la RSE se creó para medir los impactos sociales que una empresa produce en el entorno y con ellos condicionar su actividad en cierto modo a los intereses de los grupos de interés que produce y que le rodean (stakeholders) y de este modo saciar sus perspectivas en cuanto a la actividad y actitud que la empresas llevan a cabo. Dichas actividades que realiza la empresa si producen efectos nocivos y reprochables por los grupos de interés que crea la propia empresa produciría un impacto perjucial para ésta. La sostenibilidad esta muy relacionado con el impacto que las actuaciones de la empresa puede tener, en este caso en el entorno, pero que tienen un efecto en los grupos sociales desde el punto de vista ecológico. Como podemos observar están muy ligadas unas de la otra pues las dos satisfacen lo intereses que los grupos sociales tienen depositados en las actividades de las empresas. Una empresa puede ser responsable socialmente con acciones sostenibles (mejorar lo que la empresa hace y de manera sostenible).

Comentario por Maria Ferrando Ferris el mayo 27, 2011 a las 7:01pm

En mi opinión diría que la sostenibilidad se podría encontrar dentro de la responsabilidad social empresarial de las empresas, ya que la RSE se encarga de que la empresa tome conciencia y haga las cosas bien para que de esta forma los stakeholders afectados por su actividad salgan beneficiados. Por lo tanto si uno de los puntos a tratar en la RSE es la sostenibilidad, la empresa sería lo más sostenible posible para que de esta forma ser más responsable en este sentido y que sus grupos de interés estuvieran dispuestos a arriesgar más en su actividad.

 

Por lo tanto podríamos decir que la RSE y la sostenibilidad están muy unidas entre ellas, ya que al final las dos persiguen podríamos decir el mismo objetivo.

Comentario por enrique salcedo navarro el mayo 27, 2011 a las 12:58pm

en mi opinion ambos conceptos esta ligados y denominan a un mismo tipo de actividad, la RSE se concibio para que las empresas tomaran mas conciencia del entorno afectado activa y pasivamente, adecuando su actividades y decisiones a sus grupos cercanos y mejorar su actividad etica ,moral y pragmaticamente, en la sociedad actual se a demostrado que por muy garnde y poderosa que sea una empresa o corporacion, si actua de una manera negligente o sin unos valores eticos y morales, va perdiendo apollos y su eficencia merma considerablemente  hasta llegar al punto de estar tan desaprobada y dañada que corre peligro su supervivencia(ejemplo de caso BP)

se podria decir que la rse y la sostenibilidad estan uniodas porque una es la actitud para que se de la otra a nivel economico social y ecologico

Miembros

© 2020   Creado por Quique.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio