Comunidad ÉTNOR

Foro de debate sobre ética y responsabilidad social en empresas y organizaciones

Cuando la realidad se nos planta delante desafiando todo aquello virtual, sin sentido, estúpido y aceptado, la sonrisa atraviesa cualquier máscara y brilla. Ella es libre y lo es de verdad. Son los caminos los que la posibilitan. Caminos que no siempre encontramos pues quizá no tengamos el carboncillo con qué pintarlos, o estemos lejos de poder ver.

Brota el momento y encuentra un espacio para salir y mostrarse a un mundo incrédulo que se sorprende de que tú hayas sido capaz.

Todos somos capaces, todos sin excepción. Sin embargo, que bien nos viene encontrarnos un puente por el que pasar, una torre desde la que gritar,... tantas posibilidades de ser real el pensamiento enclaustrado que deberíamos sumar a los derechos fundamentales la libre expresión mediante cualquier arte que recoja la belleza que somos capaces de soñar. Y para ello nos desinhibimos y buscamos una forma de expresión declarándonos con ello libres para sentir, para pensar, para transmitir y para compartir.

 

Salgamos todos a las calles, volquemos aquello que tengamos que volcar. Rompamos el silencio y sus cancelas. Salgamos a la calle y expresemos, descubriremos que somos realmente capaces de crear y dejar fluir hacia afuera la fuerza que nos mantiene vivos.

El barro que corre entre nuestras manos, mientras el torno gira y gira. Él reacciona a cada pequeño movimiento, a un guiño, a una reacción que aflora desde adentro y que hace que nuestro dedo acaricie el barro empujándolo hacia adentro. Todo fluye en el girar. Te sorprende su fragilidad sujeta sólo por un cruce de fuerzas que mantienen el equilibrio.

De repente descubres lo que nunca viste pero estaba siempre ahí, delante de ti. Fue el objetivo de la cámara el que te mostró la historia de tu padre escrita durante años en su frente. Hay otros mundos y todos ellos son parte del mismo, está a tu alcance y se trata de quererlo. Una foto trasciende a otra realidad en la que lo pequeño es grande y lo grande también.

Un poema regalado al mundo en el suelo de un puente.

Un cuadro expuesto en una parada de autobús.

Un payaso, el teatro, la música, el baile, la escultura, el cuento, el canto,.......

Cualquier forma que nos permita sacar de dentro aquello que nos hierve, que surge, que brota, debería salir para liberarnos, para compartir y para que al final podemos ser quienes somos.

Conscientes del momento en el que vivimos y de las muy serias carencias, económicas, sociales y sobre todo humanas, queremos proponeros que os expreséis. Que digáis lo que tenéis que decir. Que dejemos salir aquello que nos aprieta la garganta, antes de que nos asfixie. Y que lo hagamos como mejor se nos ocurra, sin pensarlo, sólo dejándolo fluir.

Y cuando lo hayáis hecho regalárselo al mundo. Que el mundo se entere, que sepa lo que siento. Exponerlo en público y dejarlo en las calles para ventura de quien se lo encuentre. Y para que seamos muchos más los que disfrutemos, tendremos una galería donde mostrar, un portal al que subir nuestra obra expuesta en la calle con una sencilla fotografía de esa plaza, calle o carretera en la que nuestro grito encontró su espacio.

SUMA TU GRITO, EXPRÉSATE

En esta web de Nittúa, en breve, tendremos el enlace a la galería. Preparemos hasta ese momento nuestras obras las fotografiaremos y enviaremos las fotos a darte@nittua.eu . No olvidéis firmarlas y junto a vuestro nombre añadir

D'ARTE

 

NITTÚA

Raúl Contreras

Núria González

 

Visitas: 45

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Comunidad ÉTNOR para añadir comentarios!

Participar en Comunidad ÉTNOR

Miembros

© 2020   Creado por Quique.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio