Comunidad ÉTNOR

Foro de debate sobre ética y responsabilidad social en empresas y organizaciones

ANTÓN COSTAS CLAUSURÓ EL XXIV SEMINARIO PERMANENTE DE ÉTICA ECONÓMICA Y EMPRESARIAL

 

ANTÓN COSTAS CLAUSURÓ EL XXIV SEMINARIO PERMANENTE DE ÉTICA ECONÓMICA Y EMPRESARIAL
 
 
Ayer, jueves 18 de junio de 2015, en el Jardín Botánico de Valencia, se clausuró el Seminario de Ética Económica y Empresarial de la Fundación ÉTNOR, en su vigésima cuarta edición. Para ello, contamos con Antón Costas, quien nos habló sobre «Mercados, Estado y Sociedad: un nuevo contrato social para el siglo XXI».
 
El Rector de la Universitat de València, Estaban Morcillo Sánchez, fue quien inaguró formalmente la sesión dándole la bienvenida a todos los asistentes. Acto seguido, el Presidente de la Fundación ÉTNOR, Enrique Belenguer, ofreció unas palabras, recordando que «la Fundación ÉTNOR es un espacio de encuentro para la reflexión y para la acción, para el pensamiento filosófico y la puesta en práctica, para el que hacer diario y la empresa, para guiar en el cuidado de su gestión, del liderazgo y de los grupos de interés, para estar más cerca de la empresa, los empresarios y sus problemas, en fin, para hacer de nuestra sociedad valenciana, una sociedad más justa».
 
Posteriormente, Adela Cortina tomó la palabra contando una anécdota sobre el Seminario «cuando empezamos creíamos que esto no iba a durar ni un telediario y estamos celebrando los veinticuatro años, y el próximo año serán los veinticinco y eso es una enorme alegría porque todo el mundo nos auguraba un auténtico fracaso por aquello que se decía que la economía y la empresa no tiene nada que ver con la ética». La directora de la Fundación ÉTNOR reafirma que «para que una sociedad pueda seguir adelante, es necesario que las empresas sean éticas y es necesario que exista una sinergia entre el poder empresarial, el poder político, los movimientos sociales y los ciudadanos, porque si no, no tendremos solución para construir un mundo mejor». Agregó «el hecho de que estemos acá me parece un auténtico síntoma de que queremos trabajar todos juntos. Yo creo que hoy, aquí, podríamos hacer un pacto entre los ciudadanos, los movimientos sociales, las universidades, las empresas, los políticos, un pacto para conseguir una sociedad valenciana, mejor, más justa y además dentro de un marco global que es el que nos preocupa».
 
El Catedrático de Política Económica de la Universitat de Barcelona comenzó diciendo que «nuestro problema es discursivo, porque ya no hablamos de estas cosas», expresándose con Tony Judt respecto al tema de su conferencia, el contrato social. Luego, puntualizó lo que le llama la atención de la sociedad española, en especial de los últimos años y meses: «¿por qué somos el país, no solo de la Unión Europea sino de toda la OCDE, que mayor deterioro económico, social y político ha tenido en estos seis o siete años de crisis?». Comprender esta circunstancia nos ayudará a atender los «problemas urgentes» y a prepararnos para cuando vuelva la próxima crisis del sistema capitalista.
 
El ponente nos indicó algunas estadísticas sobre la desigualdad y pobreza que vivimos, e hizo especial énfasis en la tasa de emancipación de los jóvenes «el 73% de los nuestros jóvenes aún viven en casa de sus padres». Explicaba que esto tendrá un impacto tremendo en la construcción de la cultura moral y la responsabilidad de dichos jóvenes, y además reparó en la correlación entre la edad de emancipación y la innovación: «un país es tanto más innovador cuanto antes provoque la emancipación de sus jóvenes». También comentó que, somos el país con más desahucios, con menos concursos de acreedores -que es uno de los mecanismos para salvar los activos empresariales-, y con el índice más rapidamente deteriorado de la confianza en el funcionamiento de la democracia. Sin embargo, a su vez remarcó que la economía española tiene el mejor comportamiento exportador relativo desde el 2001, cuando entró en vigor el euro, comparada con el resto de los países de la OCDE. «Tenemos motivos, en este caso, para la autoestima, somos mejores» destacaba.
 
La opinión del ponente es que modelo económico actual es bastante bueno, no hay que cambiarlo, que «probablemente tenemos un problema de patrón dentro de ese modelo económico». La hipótesis en la que se centra para tratar de explicar por qué vivimos este el deterioro económico, social y político es que «tenemos un déficit muy importante de mecanismos de voz en nuestras sociedades, y de instituciones o instrumentos de diálogo, de cooperación entre actores, que faciliten la colaboración y sean los mecanismos amortiguadores de cuando llega una crisis».

Ejemplificaba que «ha sido nefasto el uso excesivo de los ERE en España, y que, sin embargo, tendríamos que haber hecho un esfuerzo antes de la crisis para tener mecanismos, instituciones dentro de las empresas, que en los momentos malos las obligasen a negociar flexibilidad dentro, como se hace en otros países, y no ir por la vía de los ERE [...] que ha favorecido el desplome espectacular de esa relación extraña entre una caída de la actividad económica (recesión) intensa pero razonable y una caída del empleo que no tiene una explicación fácil.

Por otrolado, existe «un nuevo factor, realmente perverso, que no me lo esperaba, el sistema de prestaciones sociales y ayuda públicas en España, junto con el sistema fiscal, primero redistribuye hacia arriba en España, algo sorprendente. Se supone que todo sistema de ayudas y el propio sistema fiscal tiene el objetivo de proteger en una situación como ésta a los más débiles. El sistema española ha protegido mejor a los mayores y a los pensionistas, que a los jóvenes».

 
«¿Cuál es la consecuencia de todo esto a mi juicio? todo este deterioro lo que está haciendo es secando el pegamiento social de nuestra sociedad, lo que he llamado el contrato social» se preguntaba y se respondía el Presidente del Cercle d'Economia de Cataluña. 
 
«Toda sociedad moderna, necesita para funcionar algún tipo de principio ordenador de la vida social y política, que ordene la relación entre los actores de la sociedad». Cada cierto tiempo ha sido preciso cambiar de contrato para que las sociedades funcionaran eficiente y equitativamente, como lo fue el New Deal de Roosevelt en Estados Unidos. 
 
El contrato social que se creó después de la II Guerra Mundial en Europa, funcionó maravillosamente durante varias décadas. España se incorporó en los años 70 y poco tiempo después se instauró la sanidad pública universal. Ahora bien, este pegamiento hoy en día «se ha deteriorado por la crisis y por las consecuencias de la política macroeconómica de la Unión Europea, en particular de la política fiscal y monetaria». Explicó que  la “transfusión de sangre” de 55.000 millones de dólares mensuales que ha recibido Estados Unidos desde el 2010 de sus Reservas Federales no se puede comparar con el comportamiento austero del Banco Central Europeo en todos estos años, y que las consecuencias de la decisión las hemos sufrido. Sin embargo, se empiezan a  notar las condiciones financieras favorables tras el compromiso de Draghi de inyectar 66.000 millones de euros hasta septiembre del 2016.
 
«En las próximas crisis que vengan habrá un elemento del contrato social europeo que será nuevo: el Banco Central. Queda por ver si el otro elemento de la política europea, que es el sistema macro y la política fiscal, habrán girado definitivamente». Para finalizar el ponente exhortaba a la construcción de dos puntos en el nuevo contrato social que necesita España, el urgente: «un plan de rescate de las personas sin hogares, que es donde está la pobreza de jóvenes y niños», y el importante: «un mejor y nuevo reparto de roles, responsabilidades o tareas entre empresas, mercados, estados y sociedad». A su juicio, ese reparto implica una ciudadanía muy activa, unos ciudadanos que tengan capacidad para elegir en una sociedad plural, y «un mejor equilibrio entre el rendimiento de cuentas, los recursos y la legitimidad que tenemos». En cuanto al Estado, «hay que pasar de un Estado del Bienestar a un Estado de oportunidades», entre otras cuestiones.
 
Tras la culminación de la conferencia, se procedió al debate y posteriormente se cerró la velada con una cena-cóctel en el Umbráculo del Jardín Botánico, en la cual los participantes pudieron disfrutar de la compañía de Antón Costas en una tertulia más informal y del estupendo servicio de catering de Novaterra, que genera oportunidades de empleo para personas que se encuentran en vulnerabilidad social.
 

Visitas: 97

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Comunidad ÉTNOR para añadir comentarios!

Participar en Comunidad ÉTNOR

Miembros

© 2017   Creado por Quique.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio