Comunidad ÉTNOR

Foro de debate sobre ética y responsabilidad social en empresas y organizaciones

Abro este nuevo "Foro de discusión" para que podamos dejar nuestras impresiones y debatir  alrededor del último escándalo del mundo de la moda:

John Galliano será procesado por "injurias raciales"

03/03/2011ElPaís. El diseñador John Galliano, hasta el martes responsable de la línea de ropa femenina de Dior, se sentará en el banquillo de un tribunal francés antes del verano acusado de proferir "injurias raciales". Se enfrenta a una condena de seis meses de cárcel y a una multa que puede alcanzar los 25.000 euros. La Fiscalía parisiense decidió ayer actuar de oficio tras examinar las dos denuncias presentadas ante la policía la semana pasada por tres personas: la primera fue interpuesta el pasado jueves por una pareja que aseguró que mientras se encontraba en el café La Perle, en el barrio parisiense de Le Marais -donde vive Galliano-, el diseñador les insultó profiriendo frases antisemitas. La segunda fue presentada el sábado por una mujer, que, según afirma, fue objeto también de los insultos racistas de Galliano.

Pero más allá del desarrollo del juicio y de las denuncias presentadas, un vídeo grabado con un teléfono móvil en diciembre de 2010 -también en el café La Perle, del que el diseñador es asiduo- ha marcado irremediablemente el futuro profesional de Galliano.

En la grabación, emitida el lunes por el periódico The Sun, el exresponsable de los desfiles de moda femenina de la casa francesa, visiblemente ebrio, sentado solo en una mesa, aseguraba en inglés, dirigiéndose a dos chicas y a un chico sentados en una mesa contigua: "Adoro a Hitler... Personas como vosotros estaríais muertos. Vuestros padres y vuestras madres estarían gaseados".

La difusión planetaria del vídeo, con la patética imagen de un Galliano alcoholizado alabando a un genocida y las reacciones que siguieron (Natalie Portman, de procedencia israelí, calificó simplemente el comentario de "asqueroso") desembocó en el despido de Galliano. Dior consideró su comportamiento, según aseguró el martes en un comunicado, "particularmente odioso".

Ayer, Galliano, mediante otro comunicado, esta vez emitido desde Londres por sus abogados, pedía perdón: "Presento mis excusas sin reserva si mi conducta ha podido molestar. En nuestra sociedad, el antisemitismo y el racismo no tienen sitio".

Galliano, de 50 años, nacido en Gibraltar, barroco y teatral, considerado por muchos un genio y por otros un diseñador excesivo y sobrevalorado, fue fichado por Dior en 1997 por encargo particular de Bernard Arnault. El presidente de LVMH, el primer grupo mundial del lujo, del que depende Dior, tenía el objetivo de revitalizar la marca y las ventas. Logró las dos cosas, pero a costa de que la casa Dior quedara ligada a las extravagancias de un diseñador que solía despedir sus desfiles -exitosos en su mayoría- vestido de astronauta, pirata, Napoleón o torero.

En los últimos tiempos, según publican varios medios franceses, Galliano, al parecer, acudía poco al taller, inmerso en una espiral destructiva de alcohol y obsesión por adelgazar. Algunos amigos aseguraban ayer en radios y televisiones francesas que Galliano había decidido acudir a una cura de desintoxicación fuera de Francia.

Su despido ha conmocionado al mundo de la moda, que ha empezado instalada en un fenomenal embrollo su bianual celebración de poderío y creatividad que supone la semana de los desfiles de París. El diseñador Karl Lagerfeld se refirió así al incidente en la publicación Women's Wear Daily: "Esto me pone furioso (...) La imagen ha dado la vuelta al mundo. Y es una imagen horrible para la moda, porque se puede pensar que todos los diseñadores son así".

 

La reacción del káiser ha sido intransigente. Karl Lagerfeld afirma estar«furioso» con John Galliano por haber ofrecido con su comportamiento una imagen «horrible» del mundo la moda. El escándalo provocado por los insultos racistas y antisemitas del diseñador británico, que le han costado el cargo de director creativo de Dior y un procesamiento judicial, sacude la pasarela que se celebra esta semana en París.

 

[Noticia publicada en el Periódico El País, 03/03/2011: http://www.elpais.com/articulo/cultura/John/Galliano/sera/procesado...]

 

 

De todo ello, una de las cosas que más me ha sorprendido es la repulsión que tal actitud ha provocado entre sus propios colegas de pasarela. Parecía que nos habíamos acostumbrado a navegar en un mundo más dado al corporativismo y al clientelismo que a la crítica y la exigencia de responsabilidades y ahora nos sorprenden con todo esto. En fin, bienvenido sea el cambio. ¿Qué os parece?

 

Visitas: 1786

Respuestas a esta discusión

Estas noticias las podemos relacionar con el tipo de discurso, moral. Ya que se relaciona con el hecho, que la firma Dior despide a Galliano para que no se vea afectada su imagen de marca. Por que en cierto sentido los comentarios hechos por Galliano afectan a la empresa y a sus relaciones con terceros.  Y Dior finalmente ve el despido como un recurso para no verse implicado por los comentarios hechos por Galliano. Respecto a las pretensiones de validez, creo que el diálogo entre la empresa y Galliano esta roto.

Es por ello, que Galliano intenta reestablecer el diálogo con la empresa pidiendo perdón. Ya que según la inteligibilidad, Galiano intenta llegar a un entendimiento con la empresa a raíz de su despido. Y respecto a la veracidad, se baraja la posibilidad de que lo que realmente dijo en el restaurante fuera cierto, ya que según los camareros no escucharon los comentarios realizados por Galliano.

 

Tras leer las noticias sobre el escándalo de Jhon Galliano y ver el video, se puede observar que el el tipo de discurso que ha utilizado La Casa Dior ha sido un discurso moral. En un primer momento antes de que saliera el video mostrando el grave comportamiento del modisto, La Casa Dior le suspendió de sus funciones. En ese momento era lo justo, la firma de moda dio un voto de confianza a su modisto,la presunción de inocencia, pero cuando el video apareció viendo donde se podía ver el mal comportamiento de Jhon Galliano, tomo la decisión que era correcta: despedir al modisto.

Sí La Casa Dior hubiera permitido que el modisto continuara trabajando, se habría entendido que los comentarios realizados por Jhon Galliano nos les importaba en absoluto.

Con respecto a las disculpas de Jhon Galliano por sus comentarios también entran dentro del discurso moral, pues era lo correcto. Pero si fueron sinceras eso es otra cosa, porque desde un principio lo negaba todo hasta que el video salio a la luz.

Las pretensiones de valideza que se ha roto es la Correción

Inteligibilidad: Los comentarios realizados por el modisto son entendidos por todas las personas que han visto el video.

Veracidad: Dada las consecuencias del video, los comentarios realizados por Jhon Galliano los hemos creídos todos. Los hemos tomados como ciertos.

Verdad: Si se cumple porque el modisto pone en manifiesto su opinión, lo que dice amo a Hitler corresponde con su realidad.

Corrección: Las palabras del modisto no contienen nada de discurso moral y nos son aceptados por la sociedad-

 

La noticia ilustra un patético incidente del que se han hecho eco los diferentes medios de comunicación desde que Jonh Galliano diseñador de Dior propinara palabras racistas en una cafetería a diferentes personas. Después del incidente se pudieron ver imagines donde éste propinaba insultos en las mismas circunstancias a otros sujetos. Podemos comprobar que se trata de una actitud reincidente.

Dicha actitud ha sido unánimemente rechaza por toda la sociedad al tratarse una actitud racista. Sus palabras, su discurso es totalmente inmoral, contrario a las idealizaciones que conforman la realidad social sobre lo que creemos que es justo, esta bien, etc.

La realidad social no es independiente de la aceptación de  las personas que la conforman, como hemos podido observar en las diferentes reacciones, como por ejemplo la calificación como asquerosas de las palabras del diseñador.

Y la empresa puede perder el sentido para sus grupos de intereses (sus clientes o potenciales clientes) si no se acerca lo suficiente a esta idea del acuerdo o consenso entre todas las partes implicadas entre lo que es moral.

Por ello, contra un diálogo completamente inaceptable por la comunidad, que viola principios humanos en los que se asientan las sociedades, la empresa Dior decidió despedirlo. Pero cabe destacar que en ningún momento puede señalarse que sean consecuencia estas palabras de su posterior despido, desde un punto de vista basado en la defensa de los valores que imperan por el consenso en la moralidad, más bien cabría interpretar que se basa en un intento de limpieza de la imagen de la empresa (desvinculándose de la persona que lanza las injurias raciales).

En resumen, existe un discurso universal en rechazo al antisemitismo y al racismo que en la práctica exige comportamientos morales a las empresas, y como consecuencia el no seguimiento de estos comportamientos deriva en un rechazo de la sociedad y un empeoramiento de la imagen, con negativas consecuencias económicas.

En cuanto a las pretensiones de veracidad podemos observar el principio de inteligibilidad y veracidad (su discurso es realmente entendible y su discurso parece natural, de una persona que cree en lo que dice), pero se rompe completamente en los principios de verdad y rectitud, no caben opiniones como las vertidas por Galliano en una sociedad en la imperan principios y valores universales contrarios a éstas.

Por último en lo referente a las disculpas de Galliano únicamente puedo opinar que no son consecuencia de su voluntad real, más bien diría que se encuentra coaccionado por las posibles reacciones sociales basadas como consecuencia de sus palabras, que están resultándole  y pueden resultarle aún más perjudiciales económicamente.

La primera sorpresa tras leer estos artículo es el hecho de que alguien siga teniendo unas creencias que provocaron persecuciones, guerras y muertes durante muchos años.

 

No sorprende tanto la reacción de Dior destituyendo al modisto de su cargo pues esta noticia le ha creado una muy mala imagen y la conocida marca quiere desvincularse totalmente de él. La continuación de Galliano en la empresa supondría consecuencias notablemente negativas debido a que la gente relacionaría la marca con tales creencias. A su vez, parece que otros quieran ganar imagen gracias a estas noticias, como me parece el caso de Karl Lagerfeld, cuyas declaraciones son un tanto exageradas, ya que creo que la conducta de Galliano es un hecho particular y, eso espero, aislado.

 

Me resulta más extraño que ninguna personalidad se haya revelado “a favor” del diseñador, a favor en el sentido de, aunque condenando sus palabras, recalquen que en el ámbito de la moda es uno de los mejores y que ha demostrado su valía. Recuerdo que hace unos años la modelo Kate Moss fue grabada consumiendo drogas, comportamiento muy castigado por la sociedad, y sus compañeros de profesión y las marcas con las que trabajaba la defendieron y mantuvieron sus contratos con ella.

 

Esta noticia se da en un fondo de discurso práctico de tipo moral pues aquí nos preguntamos qué debemos hacer para ser justos o correctos, y entramos en un conflicto de intereses. En cuanto al cumplimiento de las 4 pretensiones de validez para un dialogo tendiente al entendimiento observamos que las declaraciones del modisto cumplen las dos primeras, la inteligibilidad ya que ha habido una comprensión del lenguaje, y la veracidad pues Galliano ha sido sincero en sus comentarios (aunque puede que no tanto en sus disculpas por lo que en ese caso el dialogo se rompería aquí). En cuanto a la verdad y su relación con la realidad, no se cumple ya que a pesar de que él posee esas creencias el resto del mundo no las acepta como verdaderas. Y por último, tampoco se cumple la pretensión de rectitud pues en la actualidad estas opiniones no tienen cabida en la sociedad ya que son injustas.

En primer lugar, decir que no puedo llegar a entender como una persona que tiene fama, dinero y un lugar de trabajo que le aporta un prestigio inmejorable, puede ser el causante de tales declaraciones publicas ni como puede dejarse ver "borracho" en lugares que la sociedad frecuenta y atreverse a insultar a miembros de la sociedad. Esa misma sociedad que hoy en dia tiene el poder de compra y decisión de las empresas, puesto que si tu público no te acepta no tienes nada que hacer.

El comportamiento de Galliano no es para nada ético, creo que  la excusa de ir ebrio, no justifica que insultes a una pareja que está en el mismo local que tu tomando un café tranquilamente. Digo esto puesto que si haces comentarios racistas realmente es porque lo piensas así.

 

Ahora le toca tanto al modisto, en mayor medida, como a la gran multinacional con presencia en todo el mundo, seguir cuidando esos valores y normas que defienden desde sus inicios, para que las acciones del modisto no dañen la imagen de ésta.

Veo muy coherente la decisión que la famosa empresa Dior ha tomado. En primero lugar, porque como aseguró  en un comunicado a la prensa, el consejero delegado de la firma de alta costura, Sidney Toledano:  "Condeno firmemente lo que dijo John Galliano, que claramente contradice los valores que siempre ha defendido Christian Dior",. Esto demuestra en todo momento que la empresa no quiere verse relacionada y que la sociedad piense que comparten los mismos valores o normas. Por ello, la empresa quiso dejar claro desde el primer momento, que Galliano fue despedido por su comportamiento intolerable, que también ponía en duda la reputación de la empresa, pues la imagen de esta habría sido muy afectada en caso de que no lo hubieran despedido. Aquí la empresa está demostrando que protege y respeta el principio de igualdad de las personas, derecho universal que hoy más que nunca en la sociedad globalizada en la que vivimos, se ha de cumplir. 

Así pues, cabe decir que la reputación de la empresa no se ha visto muy afectada por su rápida actuación de lavado de imagen. Una reacción que tal vez era de esperar o tal vez no, pues el modisto era una de las personas más importantes de la compañía.

 

En segundo lugar, no me han sorprendido para nada las posteriores declaraciones de Galliano, en las que pide perdón. Es lógico y creo que cualquier persona viendo la repercusión tan negativa que ha tenido en la sociedad los comentarios que hizo, lo hubiera hecho, pues de verse con dinero y con una reputación casi que inmejorable respecto al cargo que desempeñaba y para quien, creo que Galliano se ha dado cuenta de todo lo que ha perdido, y, ahora quiere demostrar que está arrepentido, pero los comentarios que el dijo si no los piensas no los dices, como ya he dicho antes. Así que ahora es a él al que le toca reconvertirse y demostrar a la sociedad su cambio.

Finalmente añadir que no se puede generalizar como en la noticia se hacía , puesto que ni todo el mundo es igual ni todos pensamos igual. 

 

Respecto a los principios que Habermas nos plantea, pienso que de los cuatro hay dos que si que se cumplen, y otros dos que no lo hacen. Si que se cumple el de inteligibilidad, pues la pareja a la que le dirige ciertos insultos racistas, los entiende perfectament y nosotros también podemos entender , no en el sentido de pensar lo mismo que él, sino desde el punto de vista de la comunicación, el discurso que Galliano realizó piediendo disculpas a la sociedad. Por tanto, en ambos casos sabemos y entendemos que quieren comunicar. El segundo principio, el de verdad también se cumple, pues en ningún momento el diseñador está diciendo ninguna mentira. No obstante, cuando comparece en público para pedir disculpas, no se si realmente se cumpliria este principio, pues tengo mis dudas en que el diseñador únicamente quiera recuperar todo lo que tenía, entre ello su estatus. El principio de veracidad, también se cumpliría pues el modisto en todo momento dice lo que piensa, sin coacción ninguna. En cambio cuando pide perdón es un poco dudable que sea realmente honesto y no lo haga por un interés económico.

Y, finalmente respecto a la rectitud, este principio en este discurso no se aplica para nada, pues la sociedad no acepta para nada  los comentarios que realizó Galliano, por ello, la repercusión de este será mucho mayor, pues es la sociedad la que lo ha tachado de inmoral, tras las actuaciones que ha tenido.

 

Ahora le toca tanto al modisto, en mayor medida, como a la gran multinacional con presencia en todo el mundo, seguir cuidando esos valores y normas que defienden desde sus inicios, para que las acciones del modisto no dañen la imagen de ésta.

Desde mi punto de vista que ocurran estos sucesos en la actualidad son deprimentes y más si provienen dichas palabras de un personaje público como es John Galliano que sabe o debería saber que sus actos repercuten de una forma superior a la de otro tipo de gente que no tiene su fama  ni su popularidad, ya que el diseñador es conocido mundialmente y tiene muchos seguidores.

 

Galliano estaba bajo los efectos del alcohol y se puede entender que en otro estado a lo mejor no dijera esas palabras publicamente pero eso no le excusa de no pensar lo que dijo y de actuar de esa forma tan lamentable. A partir de hay la marca Dior ha prescindido de sus servicios evidentemente porque relacionar dicho personaje con una marca de un nivel bastante elevado en el mundo de la moda podría suponer perdidas millonarias en ventas y reputación que contaría recuperar en años.

 

Sobre el perdon de Galliano puedo considerar que ha hecho lo correcto porque sino se puede suponer que se reafirma en su forma de pensar y en sus ideales racistas con lo que conllevaría a la perdida de toda la buena reputación ganada como diseñador hasta el momento y una perdida de trabajo evidente.

 

Respecto a lo dicho el enfoque discursivo de John no es para nada universalista ya que no todos piensan como él, tampoco son dados unos valores procedimentales, ni deontologicos.

Las pretensiones de validez se cumplen las de intengibilidad, ya que la pareja entendio perfectamente lo que decia, el de verdad y veracidad tambien se cumplen ya que dice lo que piensa respecto a los comentarios racistas y el de rectitud no se cumple porque no son correctos esos comentarios en la actualidad.

Recientemente John Galliano ha sido denunciado por insultos antisemitas y racistas, algo que la marca Dior, para la que trabajaba, no ha permitido y ha decidido cortar tajantemente con sus relaciones con Galliano, el cual ha dejado de ser diseñador de la marca.

Dos denuncias y un vídeo donde el ex-diseñador afirma adorar a Hitler, han llevado a Dior a tomar esta decisión. Sin embargo, es posible que el fin de este despido sea sólo por evitar pérdidas y por evitar también que se dañe la imagen de la marca Dior, aunque también es posible que el fin sea realmente moral y que no hayan actuado pensando únicamente en las pérdidas que podía acarrear esta situación.

Posteriormente, Galliano pidió perdón públicamente, algo que de poco le servirá, debido a que su imagen ya ha quedado muy dañada puesto que ha dejado claro cuál es su manera de pensar y los principios que residen en su pensamiento. Esta disculpa no tiene veracidad, ya que se ha realizado para limpiar un poco la imagen del diseñador y evitar que su carrera se hunda. No tiene veracidad, ya que los comentarios racistas que realizó son inteligibles porque dejó claro a la gente lo que piensa y cómo valora a los individuos de otras religiones o etnias.

Este tipo de comentarios racitas y antisemitas deben carecer de rectitud, ya que no deben ser aceptados de ningún modo en la sociedad actual.

En primer lloc és important mostrar el rebuig a declaracions d'aquest tipus, que fomenten l'odi i la intolerància. Particularment pense que de res valen les disculpes, el mal ja està fet, a més tinc els meus dubtes de que l'arrepentiment siga vertader i cerc que respon únicament a interessos personals, com ara evitar una sanció. Actes com aquest demostren que potser hi han certes conductes i pensaments que caldria eliminar i que, a pesar del que molts creuen, encara tenen presència als nostres carrers.

 

D'altra banda s'hauria de veure si les crítiques que a rebut John Galliano per part d'alguns col·legues de professió són reals o únicament busquen distanciar-se i no veure's involucrats, "salvant" així el nom de la marca.

 

Respecte a l'aplicació dels continguts de l'assignatura a aquest cas concret pense que no es compleixen totes les pretensions de validesa:

 

Inteligible: Pense que si que es compleix, ja que tots hem entès el que volia dir, a pesar d'estar clarament ebri, la qual cosa no excusa a Galliano.

Veracitat: Particularment crec que el que va dir en un primer moment, increpant a una parella simplement pel fet de ser diferent, era el que pensava realment i de fet en la meua opinió és el que continua pensant, per tant no em crec les seues disculpes

Veritat: Caldria saber si Galliano és sincer en totes les seues declaracions i tinc els meus dubtes dobretot pel que fa a la disculpa

Rectitut: Com ja he dit anteriorment aquest tipus de comentari està fora de lloc i per tant considere que no es compleix el criteri de rectitud

 

 

 

 

En mi opinión, las declaraciones realizadas por John Galliano son inadecuadas y negativas, ya que en la actualidad la sociedad no entiende de discriminación racial y todo el mundo acepta a los demás como son, por lo que pensamientos como el suyo no tienen sitio hoy en día.

 

El hecho de que DIOR lo haya despedido es muy significativo y favorable para la marca ya que nos hacen ver que en ella personas y comportamientos intolerables no tienen cabida ya que como mucha gente hay personas que tenían al diseñador como un modelo a seguir, y después de lo sucedido dudo mucho que lo siga siendo.

 

En cuanto a las prestaciones de validez, en ellas podemos observar como en la inteligibilidad, en la veracidad y en la verdad los comentarios realizados por Galliano han tenido un alcance mundial haciendo que todas las personas sepan cual es la verdadera opinión y pensamiento del diseñador. En el caso de la rectitud, es un hecho inaceptable y no remiten a ningún discurso moral ya que la sociedad en ninguno de los casos esta a favor de esas palabras.

 

Para concluir, el hecho de que Galliano haya pedido disculpas lo veo más como un acto para apagar un poco el enfado y rechazo de la gente que otra cosa, ya que el diseñador ya ha mostrado cual es su pensamiento y no creo que de un día para otro haya cambiado de opinión.

En mi opinión la culpa principal la tiene Jonh Galliano, pero una de las noticias dice Galliano acudia poco al taller, bebia, estaba obsesionado con adelgazar... Por lo que Dior podria haber actuado antes de los hechos tomando medidas respecto a su bajo rendimiento. Además, sí, iba muy borracho, pero uno cuando va borracho no dice tales barbaridades.

Desde luego, no cumple las pretensiones de validez. Bueno, tal vez las dos primeras sí, inteligibilidad y veracidad, pero las otras dos no, verdad y corrección. Por lo tanto no se puede llevar a cabo un diálogo así.

Esto, aunque Dior tome medidas, pienso que igualmente les afectará. Ni que decir tiene lo que va a afectar a la carrera de Galliani. Estos hechos no tienen cabida posible en nuestra sociedad.

 

Un saludo.

 

 

Bajo mi punto de vista, la marca de moda ha querido desvincularse completamente del diseñador, ya que no tomar medidas "públicas" al respecto iba a suponer que, posiblemente, muchos clientes percibiesen que la marca podía estar apoyando al diseñador. Esto es algo que puede dañar mucho la imagen de Dior y por tanto, han tenido que actuar de forma rápida y contundente.

 

Con respecto a las declaraciones de Galliano, tan solo decir que es uno de tantos personajes públicos famosos que lejos de encontrar la felicidad gracias a su fama y éxito profesional, se encuentran vacíos por dentro.  Como consecuencia de todo esto, se refugian en vidas de excesos, alcohol, drogas... Por lo tanto, independientemente de lo que pueda pensar el diseñador, el estado en el que se encontraba motivó el enfrentamiento con las chicas del local. Seguramente, si no estuviese en estado de embriagadez, esto no hubiese sucedido.

En mi opinión John Galliano debe ser consecuente con sus actos y asumir sus consecuencias. El hecho de que ahora nos quieran hacer creer que el diseñador dijo esos comentarios racistas y antisemitas en un momento de embriagadez pienso que no sirve de excusa para nadie, ya que ninguna persona que no piense esas cosas por muy ebrio que se encuentre nunca sería capaz de decir esas palabras y por mucho perdón que pida ahora la gente ya no lo va a mirar del mismo modo.

Por lo que respecta a su despido de Dior, me parece que la marca Dior ha hecho lo correcto para salvar su imagen y no verse involucrado en un asunto de tal calibre, pero al mismo tiempo me parece un poco extraño que personas que se supone que lo conocen personalmente no supieran de sus ideologías, ya que a éste no parece importarle decírsela a unos desconocidos.

Finalmente, en cuanto a las declaraciones hechas por parte del diseñador Karl Lagerfeld sobre que se encuentra “furioso” por las palabras de Galliano, insinuando que esto perjudica al mundo de la moda, estoy de acuerdo con Laura, yo también discrepo ya que pienso que cada uno es responsable de sus actos y en este caso no veo que el mundo de la moda pueda obtener una mala imagen por los comentarios racistas realizados por parte de John Galliano.

En cuanto a las pretensiones de validez, pienso que se cumplen la intangibilidad del mensaje, ya que las personas a las que insultó Galliano le entendieron perfectamente y el resto de la sociedad al ver las imágenes también lo hemos comprendido. Por otro lado, también se cumple la propiedad de la verdad, ya que el diseñador al hacer esos comentarios dijo lo que pensaba, pero en el caso de pedir disculpas no creo que se cumpla esta propiedad porque no pienso que él realmente se arrepienta de sus comentarios sino, más bien, se ha visto obligado a hacer esas declaraciones para intentar lavar su imagen.

RSS

Miembros

© 2020   Creado por Quique.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio