Comunidad ÉTNOR

Foro de debate sobre ética y responsabilidad social en empresas y organizaciones

Abro este nuevo "Foro de discusión" para que podamos dejar nuestras impresiones y debatir  alrededor del último escándalo del mundo de la moda:

John Galliano será procesado por "injurias raciales"

03/03/2011ElPaís. El diseñador John Galliano, hasta el martes responsable de la línea de ropa femenina de Dior, se sentará en el banquillo de un tribunal francés antes del verano acusado de proferir "injurias raciales". Se enfrenta a una condena de seis meses de cárcel y a una multa que puede alcanzar los 25.000 euros. La Fiscalía parisiense decidió ayer actuar de oficio tras examinar las dos denuncias presentadas ante la policía la semana pasada por tres personas: la primera fue interpuesta el pasado jueves por una pareja que aseguró que mientras se encontraba en el café La Perle, en el barrio parisiense de Le Marais -donde vive Galliano-, el diseñador les insultó profiriendo frases antisemitas. La segunda fue presentada el sábado por una mujer, que, según afirma, fue objeto también de los insultos racistas de Galliano.

Pero más allá del desarrollo del juicio y de las denuncias presentadas, un vídeo grabado con un teléfono móvil en diciembre de 2010 -también en el café La Perle, del que el diseñador es asiduo- ha marcado irremediablemente el futuro profesional de Galliano.

En la grabación, emitida el lunes por el periódico The Sun, el exresponsable de los desfiles de moda femenina de la casa francesa, visiblemente ebrio, sentado solo en una mesa, aseguraba en inglés, dirigiéndose a dos chicas y a un chico sentados en una mesa contigua: "Adoro a Hitler... Personas como vosotros estaríais muertos. Vuestros padres y vuestras madres estarían gaseados".

La difusión planetaria del vídeo, con la patética imagen de un Galliano alcoholizado alabando a un genocida y las reacciones que siguieron (Natalie Portman, de procedencia israelí, calificó simplemente el comentario de "asqueroso") desembocó en el despido de Galliano. Dior consideró su comportamiento, según aseguró el martes en un comunicado, "particularmente odioso".

Ayer, Galliano, mediante otro comunicado, esta vez emitido desde Londres por sus abogados, pedía perdón: "Presento mis excusas sin reserva si mi conducta ha podido molestar. En nuestra sociedad, el antisemitismo y el racismo no tienen sitio".

Galliano, de 50 años, nacido en Gibraltar, barroco y teatral, considerado por muchos un genio y por otros un diseñador excesivo y sobrevalorado, fue fichado por Dior en 1997 por encargo particular de Bernard Arnault. El presidente de LVMH, el primer grupo mundial del lujo, del que depende Dior, tenía el objetivo de revitalizar la marca y las ventas. Logró las dos cosas, pero a costa de que la casa Dior quedara ligada a las extravagancias de un diseñador que solía despedir sus desfiles -exitosos en su mayoría- vestido de astronauta, pirata, Napoleón o torero.

En los últimos tiempos, según publican varios medios franceses, Galliano, al parecer, acudía poco al taller, inmerso en una espiral destructiva de alcohol y obsesión por adelgazar. Algunos amigos aseguraban ayer en radios y televisiones francesas que Galliano había decidido acudir a una cura de desintoxicación fuera de Francia.

Su despido ha conmocionado al mundo de la moda, que ha empezado instalada en un fenomenal embrollo su bianual celebración de poderío y creatividad que supone la semana de los desfiles de París. El diseñador Karl Lagerfeld se refirió así al incidente en la publicación Women's Wear Daily: "Esto me pone furioso (...) La imagen ha dado la vuelta al mundo. Y es una imagen horrible para la moda, porque se puede pensar que todos los diseñadores son así".

 

La reacción del káiser ha sido intransigente. Karl Lagerfeld afirma estar«furioso» con John Galliano por haber ofrecido con su comportamiento una imagen «horrible» del mundo la moda. El escándalo provocado por los insultos racistas y antisemitas del diseñador británico, que le han costado el cargo de director creativo de Dior y un procesamiento judicial, sacude la pasarela que se celebra esta semana en París.

 

[Noticia publicada en el Periódico El País, 03/03/2011: http://www.elpais.com/articulo/cultura/John/Galliano/sera/procesado...]

 

 

De todo ello, una de las cosas que más me ha sorprendido es la repulsión que tal actitud ha provocado entre sus propios colegas de pasarela. Parecía que nos habíamos acostumbrado a navegar en un mundo más dado al corporativismo y al clientelismo que a la crítica y la exigencia de responsabilidades y ahora nos sorprenden con todo esto. En fin, bienvenido sea el cambio. ¿Qué os parece?

 

Visitas: 1504

Respuestas a esta discusión

En primer lloc hi ha que dir que existeix diàleg, segons Habermas, quan es compleixen els principis de comunicació, inclusió, igualtat i reciprocitat. Com es lògic, en aquest cas no hi ha diàleg, ja que podem sentir insults racistes i antisemites, la qual cosa ens dona a entendre que no es compleix el supòsit de igualtat.


En quant a les pretensions de validesa sobre aquest fet, podem dir que es compleixen el de intel•ligibilitat, ja que en tot moment entenem el que vol expressa John Galliano hi ha coherència en tot el sentit del enunciat. En segon lloc la veracitat en principi també es compleix, ja que en tot moment el dissenyador vol donar a entendre el que ell està pensant en aquell moment,però al demanar disculpes deixa de complir-se, ja que no es realment el que ell pensa. En quant a la veritat, es una de les pretensions que no es compleix. I per últim, la rectitud no es compleix, ja que aquest tipus de comentaris no son acceptats en la societat actual en la que vivim.


Per una altra banda, hi ha que dir que les disculpes demanades per John Galliano sobre els seus comentaris antisemites, en la meua opinió no son sincers. Segurament ha decidit demanar perdó per la possible influencia que puga tenir eixos comentaris sobre el prestigi de la seua marca. Un perdó poc creïble, ja que com s’anomena en algun dels articles periodístics, ho fa perquè el racisme i l’antisemitisme no te cabuda en la nostra societat, la qual cosa vol dir que en cap moment es desdiu dels seus comentaris.

Primeramente situémonos en la mentalidad actual, en la que se desarrollan las horribles actuaciones del diseñador de moda John Galliano, en la que  el tema de la razón se encuentra en universalización y coordinación global.

En mi opinión, Galliano carece de un saber práctico de la ética que nos permite tomar decisiones prudentes y justas, debido a que es intolerante con cierto colectivo de personas que convive con nosotros en este mundo global y que deben de ser tratados de igual manera. Demostrado queda con los insultos antisemitas y racistas que proliferó a una pareja.

Respecto a la ética discursiva, solo es válida cuando no existe coacción alguna, y aplicándolo al caso, Galliano se ha pronunciado tras lo sucedido, pidiendo perdón, pero con un trasfondo económico, ya que la consecuencia de sus actuaciones ha sido el despido de la conocida marca DIOR, todo esto a sus ojos, y que realmente no le importa demasiado el daño que ha podido causar al colectivo al que se refería con sus injurias. Se ha podido sentir presionado por la empresa para la que trabajaba, para lavar la imagen de ambos.

En la ética aplicada el tema no es la validez de la norma para cada individuo particular y sus intereses, sino su adecuación a todas las características de una situación particular. Para ambos casos se ofrece el mismo procedimiento: el discurso práctico. Para que sea prudente llevarla a la praxis se requieren los principios de universalización y de adecuación, y está claro que la actuación del diseñador no lo era.

En mi opinión el señor Galiano no tiene una mente competente, puesto que hoy en día sigan vigentes prejuicios raciales me sorprende. Pero aún me sorprende más que este “señor” sea tan “inteligente” como para ir alardeando en público y sin ningún problema aparente, de sus particulares ideas sabiendo, además, que su comportamiento no es moral (es decir universalmente no es aceptado).
Otra cosa a tener en cuenta es la globalización de la moralidad que tenemos hoy en día gracias a los medios de la comunicación. Es decir, que unas imágenes grabadas por un móvil pueden dar la vuelta al mundo en cuestión de minutos y más si las declaraciones provienen de una persona conocida. Es decir, Galiano a chocado de frente con una moralidad universal y que, de momento, le ha costado la carrera en el mundo de la moda y ya se verá que más. Su imagen ha quedado destrozada con lo cual necesita ahora un discurso y razones, para intentar volver a un diálogo roto por las premisas de verdad y rectitud.
Así pues Galiano cumple las dos primeras pretensiones de validez ya que se le entiende por el idioma, además de que lamentablemente cree en lo que está diciendo.
La firma Dior por su parte ha hecho un discurso pragmático, es decir, estratégico, despidiendo a Galiano ya que este señor mancha la imagen de la empresa y deben reaccionar rotundamente para evitar que sus ventas caigan por un daño globalizado en su imagen.
Por otra parte el diseñador Karl Lagerfeld dice que la imagen de los diseñadores también ha sido dañada, con lo cual no estoy de acuerdo puesto que no tiene sentido meter en el mismo saco a todos los diseñadores, puesto que todas las personas tienen libertad de pensar y expresarse independientemente de su trabajo.

Tras las denuncias impuestas al modisto gibraltareño John Galliano y el vídeo que ha salido a la luz la trayectoria profesional se ha visto gravemente truncada, e incluso podríamos decir como dificilmente recuperable.

La firma para la que ha trabajado los últimos 15 años, Dior, como es lógico desde el punto de vista social y empresarial, ha despedido al famoso diseñador para verse lo menos involucrada posible en este caso. La prestigiosa marca no desea que la imagen dada por Galliano sea la que tenga la sociedad de ella. Por tanto, podríamos decir que el despideo de Galliano ha sido por un fin estratégico para que se vean afectadas las ventas y los ingresos de la firma lo menos posible.

Podría defenderse el caso, en tanto en cuanto, Galliano ha pedido disculpas y ha tratado de justificarse. Pero lo dicho, dicho está, y ahí quedan las imagenes. Ahora ya es demasiado tarde para ratificarse de las palabras puesto que el daño ya está hecho, y la imagen con la que contaba el modisto ya la ha perdido. De poco sirve, a estas alturas, retractarse.

Incluso, aunque la firma de moda haya despedido al diseñador, parte del mal ya está hecho. Un ejemplo claro de esto ha sido la actriz Natalie Portman, ganadorá del Óscar de la Academia 2011, que acudió a la gala con un vestido de Rodarte en vez de uno de Dior, dónde ella es imagen de uno de los perfumes de la firma. Además de las declaraciones hechas por la misma actriz, donde afirma que el comportamiento de Galliano le parece "asqueroso".

También hay que tener en cuenta las declaraciones de Karl Lagerfeld, diseñador de la firma Chanel, en la que afirma que el comportamiento de Galliano puede repercutir a todos los modistos. Cada uno emite sus opiniones, no puede pensar que todos piensan igual. Pero hay que tener en cuenta que Lagerfeld también ha metido la pata alguna que otra vez, no en casos racistas, pero si afirmando que las mujeres con más de una talla 38 no tenían cabida en el mundo de la moda. Aunque esto es harina de otro costal.


 

 

En cuanto a la relación que podemos encontrar entre las noticias de John Galliano y lo que vimos en clase sobre el discurso ético planteado por Habermas, podemos decir que los dos primeras pretensiones de validez parecen cumplirse, tanto la inteligibilidad como la veracidad, ya que John, en todo momento se muestra serio y sincero en sus declaraciones (veracidad), aunque su alto grado de embriaguez produce que la conversación no sea del todo fluida, resultando difícil entender lo que dice (inteligibilidad). En cuanto a las otras dos pretensiones de validez, observamos que claramente no se cumplen, ya que John para nada puede justificar sus declaraciones, basadas en algo injusto y indigno como el racismo (rectitud), y evidentemente, sus declaraciones no se corresponde con la realidad (verdad), sino con un mundo de violencia y racismo que terminó hace muchos años  por lo que no podrán llegar nunca al acuerdo intersubjetivo.

 

Tras las denuncias y todo el revuelto mediático que ha generado su comportamiento racista, ha decidido pedir perdón, pero sin justificar su comportamiento, el cual, bajo mi punto de vista solo podría ser justificado por los efectos nocivos del alcohol, ya que estos comportamientos no son para nada éticos ni razonables, por lo que no se pueden argumentar para defenderse. Por lo que John, puede pedir disculpas para intentar maquillar su aspecto ante la sociedad, pero jamás podrá defender sus ideas ante los demás, ya que son racistas y no universales.

 

La decisión de despedirle por parte de la firma Dior, ha sido totalmente necesaria, ya que su imagen como marca quedaría muy deteriorada y manchada, por las declaraciones y el comportamiento de este individuo, el cual ha demostrado tener muy poco respeto y dignidad, con sus comportamientos y falta de respeto ante los judíos

Tras hacerse pública la tendencia xenófoba del famoso diseñador John Galliano, tanto él como la firma Dior para la que trabajaba, han hecho uso del discurso pragmático para, uno pedir disculpas por su comportamiento, y el otro para condenar la conducta de su ex-trabajador y hacer público su despido inmediato.

En mi opinión las dos son reacciones "obligadas" en vista del alcance mediático de la noticia ya que, como bien indicaba una de mis compañeras en su comentario, dudo mucho que esta tendencia de Galliano fuera desconocida en la firma.

Analizando ahora las desastrosas declaraciones de Galliano que le han llevado a la situación actual, destacar que, por supuesto, no cumplen las pretensiones de validez que deben darse, según Habermans, para que exista el diálogo.

En primer lugar, el estado de enbriaguez del diseñador dificultaba en gran medida el entendimiento mutuo. La correspondencia de lo que estaba diciendo con la actual realidad estaba totalmente rota y, por supuesto, la rectitud y el respeto brillaban por su ausencia. Así pues, en mi opinión, la única pretensión cumplida en este lamentable discurso era la veracidad ya que dudo mucho que alguien sea capaz de decir todo lo que dijo este individuo sin poseer ciertas inclinaciones xenófobas.

En mi opinión situaciones como la vivida esta semana con el famoso Galliano ocurren cada dia en diferentes lugares del mundo, desgraciadamente vivimos en una sociedad racista y antisemista.

En este caso, al tratarse de un personaje mediático la noticia se ha hecho publica y ello a traido sus consecuencias, pero estas situaciones se repiten casi a diario.

Yo creo que Dior y todas las personas que trabajaban con Galliano sabian perfectamente como era y cuales eran sus actitudes y valores hacia personas de diferente cultura racial. Si no se hubiera publicado el video probablemente conservaria su puesto de trabajo. Pero ante la grave acusacion, Dior ha decidido lavarse las manos y despedirle para evitar de esta forma que el incidente manche de algun modo su reputación. No quiere tener ningun tipo de implicación con el tema, pero en realidad debia conocer perfectamente como era  Galliano.

John Galliano para evitar que se diera esta situación deberia haber hecho un buen uso del lenguaje. Este debe utilizarse para enterdernos y comunicarnos, no para acusarnos o faltarnos el respeto.

En todo diálogo se deben aplicar las cuatro pretensiones de validez: inteligibilidad, veracidad, verdad y rectitud, para conseguir el entendimiento de las personas. Galliano no ha aplicado las dos ultimas pretensiones, dificultando con ello el dialogo.

Por ultimo decir que yo creo que ha pedido disculpas publicamente simplemente para lavar su imagen e intentar parar de alguna manera el avance mediatico de la noticia.

 

en mi opinion, hay conductas que no se deben de tolerar, en este caso el hecho de que una persona este a favor del genocidio y de su artifice me parece algo deplorable y mas el video con la actitud del diseñador hacia esas chicas, que para empezar no seria veraz porque en este caso, las mujeres no eran de ascendencia judia, y segundo, que no es ni justo ni moral que te digan como deberias morir ni menospreciar tu condicion fisica.

a mi me parece bien que sus propios compañeros le hallan recriminado y que se le halla retirado temporalmente del servicio,ya que este tipo de castigos hace que personajes publicos, que se han echo famosos por el "que hablen bien o mal,pero que hablen" cambien su actitud y empiezen a hacer un actividad mas responsable y mas etica

Las declaraciones de John Galliano en ese video son cuanto menos muy sancionables, y más en el mundo y la epoca en que vivimos donde al menos en los países “desarrollados” se había roto con esa forma de pensar.

A pesar de ello pienso que cosas como esta ocurren todos los días, y agradezco a la evolución de la tecnologia y de los medios de comunicación que consiguen que cualquier noticia de la vuelta al mundo en cuestión de minutos y se pueda poner a pensar al mundo entero a gente de todas las culturas y las religiones sobre lo que es moral y lo que no.

Estoy seguro que John Galliano se arrepiente de lo que dijo, la cuestión a debatir es:

Se arrepiente por el dolor que ha podido causar a esas personas con sus comentarios o por que le hayan pillado y ello pueda dañar enormemente su carrera y su vida?

Es decir si no hubiera sido sacada a la luz su actitud hubiera estado reflexionando en su casa al dia siguiente sobre ello y se hubiera planteado hacer algo para calmar su conciencia?

 

Y lo mismo en cuanto a Dior hubieran tomado las mismas medidas de no ser porque de no tomarlas su imagen y por tanto su beneficio economico iba a ser seriamente afectado?

 

En cuanto a la pretension de validez es evidente que no se cumplen las cuatro condiciones o supuestos. Sí, la veracidad y lo inteligible ya que cuando actuamos de una determinada manera, siempre hay una razón y no creo que en este caso estuviera coaccionado a decir esas cosas, se daba cuenta de lo que estaba haciendo y era entendible pero no la rectitud ya que de ninguna manera ese comportamiento es aceptable y hay que tratar de evitarlo a toda costa.

Desde mi punto de vista, es gravísimo y me pone muy nervioso lo que dice y expresa John Galliano. En lo sociedad actual en que vivimos no se pueden aceptar este tipo de opiniones que en su día causaron tanto sufrimiento y tantas muertes. Por tanto, Galliano está faltando al respeto de todos aquellos que en su día sufrieron todas las conductas racistas y antisemitas, y la consecuencia no podía ser otra que la que todos esperábamos: Dior despide a John Galliano.

 

Dior actúa correctamente despidiendo a Galliano, porque no puede tener cabida estos pensamientos en ningún estamento de la empresa. Esta claro que Dior realiza este despido para que su imagen no se vea dañada y no afecte a las ventas, pero también pienso que Dior actúa conforme a su responsabilidad social. Por tanto, no quiero pensar que el despido solamente sea por fines estratégicos sino que de verdad Dior rechaza estas opiniones. Esperemos que sea así, y que Galliano no trabaje a "escondidas" para Dior. Además, visto como han respondido sus compañeros de pasarela, el mundo de la moda no tolera tales comportamientos, por lo que me lleva a pensar en la verdadera honestidad de Dior.

 

Entrando de lleno en el análisis de las pretensiones de validez para que exista la acción comunicativa, podemos decir que se cumplen las dos pretensiones que forman el discurso no racional:

 

-Inteligibilidad: entendemos perfectamente el mensaje racista de Galliano.

-Veracidad: es su pensamiento, por tanto, habla enserio.

 

Pero de ninguna manera se cumplen las dos pretensiones que forman el discurso racional:

 

-Verdad: su mensaje no se corresponde con la realidad.

-Rectitud: lo que dice Galliano es indigno y no es aceptado por la sociedad.

 

Finalmente, en cuanto a la reacción de Galliano, al ver el revuelo y las consecuencias de sus palabras, de pedir perdón, creo que se trata de un recurso puramente estratégico para limpiar su imagen, y por tanto, relacionando los conceptos vistos en clase, diríamos que Galliano usa el discurso pragmático, es decir, usa el discurso de pedir disculpas para conseguir un objetivo determinado: limpiar su imagen ante la opinión pública. Yo le pediría a John Galliano que se ahorrara los esfuerzos, ya que ha quedado bastante retratado del tipo de persona que es, y aplaudo enormemente la actitud de sus compañeros de pasarela y de Dior.

 

Leer y escuchar las palabras de John Galliano me resultan tan increíbles en pleno siglo XXI que me cuesta hasta creerlas; pensar que sigue existiendo gente con pensamientos racistas y antisemitas me hace ponerme bastante furiosa.  ¿dónde se encuentra la igualdad en las personas?¿por qué existe gente que se cree superior? Opino que con sus comentarios, lo único que ha conseguido es mostrar su inferioridad ante ellas. Ha creado un gran escándalo, por supuesto que sí, y es que es vergonzoso contar con gente que no sabe que es la tolerancia, el respeto y la educación.

 

En cuanto a Dior, aplaudo su actitud de haber despedido a Galliani por su indignante actuación. Existirán en este tema varias opiniones, unos que defiendan que Dior solo quería limpiarse las manos y no verse involucrado en el tema,  y otros que opinen, como yo, que él exige una política tolerante en su trabajo; y es que no me cabe pensar que haya gente con tan poco sentido común como para no exigir esos mínimos derechos que todos poseemos.

 

Identifico el perdón de Galliano como un discurso pragmático. Él solo se disculpa para conseguir un fin en concreto, que es limpiar su imagen y no ser duramente condenado. Recurre a una actitud meramente estratégica, probablemente impulsada por sus abogados para  reducir su pena. Pienso que este perdón no tiene ni de lejos el verdadero significado que debería tener: disculparse con todas esas personas a las que de verdad haya ofendido, que no serán pocas, y reflexionar sobre unos actos que no se acercan para nada a la justicia que todos merecemos.

 

Ahora, relacionando un poco la noticia con los pretensiones de validez, observamos claramente que se han fallado a dos de ellos, a los dos que componen el discurso racional. En primer lugar, al de la verdad; y aquí vuelvo a hacer mención al falso perdón de Galliano y a que todas sus palabras no se corresponden con la realidad. Y en segundo lugar al de rectitud, fallando con ello a lo que es justo y menospreciando la dignidad de otras personas. Y ya para finalizar, una pequeña reflexión para el resto de la gente: "Si la vida es injusta contigo, tú no seas injusto con la vida". Debemos aprender a respetarnos, y sobre todo a respetarnos a nosotros mismos. Comentarios tan odiosos como los citados no nos pueden derrumbar ni despojar de nuestra dignidad, y ante todo, nunca rebajarse a la altura de gente que no sabe lo que dice.

La forma de pensar de Galliano y sus declaraciones son inadmisibles en la sociedad en la que vivimos.Su conducta es intolerable.El hecho de pedir perdon en mi opinion es poco creible ya que seguramente se ha visto forzado por las circumstancias y lo hizo por custiones de imagen pero lo mas seguro es que su forma de pensar sera la misma.Ha sido rechazado por el grupo en el que trabajaba y se ha visto rechazado por toda la sociedad.En cuanto a las pretensiones de validez Galliano dice lo que piensa, lo que cree, lo que quiere decir por tanto se cumple la validez sin embargo la verdad esta en duda en el caso de la disculpa ya que seguramente se disculpa por cuestion de imagen y no por arrepentirse.La sociedad no acepta ni tolera sus declaraciones por tanto la rectitud falla.Pienso que el castigo que se supone que tiene que cumplir Galliano es muy poco drastico considerando la gravedad de los hechos teniendo en cuenta los horrores del holocausto que supuso un acontecimiento que marco de negro a la humanidad entera y a los libros de historia.

RSS

Miembros

© 2018   Creado por Quique.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio