Comunidad ÉTNOR

Foro de debate sobre ética y responsabilidad social en empresas y organizaciones

Se evidencian incoherencias entre los compromisos públicos de sostenibilidad de las empresas del IBEX 35 con las estrategias y decisiones de negocio. El 80% de las empresas del IBEX 35 tienen presencia en paraísos fiscales y no informan de cuáles son sus actividades en estos territorios. Existe un avance moderado en transparencia sobre información de obligado cumplimiento, mientras que se resiente la transparencia sobre información no financiera y de carácter voluntario.

La semana pasada el Observatorio de RSC presentó la 7ª edición del estudio “La Responsabilidad social corporativa en las memorias anuales de l... referido al ejercicio 2009, y que en líneas generales desvela los riesgos de la posible utilización de estrategias poco responsables y claramente incoherentes con los mensajes de sostenibilidad y contribución al desarrollo que las empresas del IBEX 35 nos ofrecen en sus memorias.

Según el Observatorio de RSC las principales concusiones del estudio son:

  • El estudio identifica que el 80% de las empresas del IBEX 35 tienen presencia de manera directa en paraísos fiscales a través de sociedades participadas. Pese a este dato, existe una falta grave de transparencia en la información analizada al no aportar datos sobre sus actividades y operaciones en dichos territorios.
  • Mientras que las inversiones de las empresas del IBEX 35 en paraísos fiscales han experimentado un crecimiento vertiginoso (entre enero y septiembre de 2010 la inversión ha sido el doble a la de todo el 2009)[2], en España la recaudación por impuesto de sociedades se ha desplomado un 55% entre 2007 y 2009, pese a que los beneficios empresariales de las grandes empresas en el mismo periodo sólo han descendido un 14%. Aunque el tipo nominal del impuesto de sociedades es del 30% para grandes empresas, debido a las exenciones y deducciones de las que se benefician, en la práctica el tipo efectivo no supera el 10% de media sobre los beneficios.
  • Buscar el beneficio a través de estrategias de ingeniería fiscal, donde el fin único que prevalece es el de pagar los menos impuestos posibles, no sólo evidencia una ausencia de compromiso con el desarrollo de los países y sociedades donde se opera, sino que limita fuertemente la capacidad de estos de desarrollar políticas públicas que garanticen los derechos fundamentales de las personas. Por lo que no es sólo claramente incoherente con los compromisos públicos con el desarrollo sostenible de la economía, la sociedad y el medioambiente, sino que es una manifestación clara de irresponsabilidad social en la estrategia y decisiones de negocio de algunas empresas.
  • Cuando la mayoría de las empresas del IBEX 35 están obteniendo sus beneficios principalmente a través de sus filiales en el exterior se desconoce por completo cuál es su aportación a los recursos públicos de dichos países pues ninguna empresa desglosa los impuestos pagados ni las subvenciones recibidas por país. Por otro lado en una época de crisis en la que las intervenciones con dinero público en rescate de empresas privadas está siendo una herramienta habitual por parte de múltiples gobiernos, es especialmente necesaria una transparencia rigurosa y eficaz para conocer el destino de dichas ayudas.
Indemnizaciones millonarias
  •  Al mismo tiempo estamos asistiendo perplejos al pago de indemnizaciones millonarias a gestores que han llevado a las compañías a situaciones críticas, arrastrando en muchos de los casos a economías enteras, por prácticas especulativas y de mala gestión. El estudio pone de manifiesto que, aunque 29 empresas informan que tienen cláusulas de blindaje, solamente 1 aporta información detallada sobre tales medidas, sus beneficiarios y que la Junta General de Accionistas es quien las aprueba, además sólo el 50% informa de la retribución individualizada de los consejeros. Según datos extraídos de la CNMV, 21 de las 35 empresas del IBEX 35 subieron el sueldo a sus consejeros en 2009 y la retribución media por consejero fue de 602.000 euros, un 15,5% más que en 2008[4]. Este dato es relevante en un contexto en el que existe un control de gastos salariales, se habilitan nuevas formas de despido y las diferencias entre lo que ganan los ejecutivos y administradores de las empresas cotizadas y el sueldo medio de los empleados se acrecienta.
  • Casi todas las empresas del IBEX 35 cuentan con políticas y planes de igualdad que recogen diferentes aspectos, de igualdad de oportunidades, diversidad y no discriminación. Sin embargo, estos mecanismos no guardan relación con la presencia de mujeres en los órganos de dirección, que sigue siendo mínima y en algún caso inexistente. La presencia de mujeres en los Consejos de Administración del IBEX 35 es apenas un 10%. A este ritmo, la paridad no se alcanzaría antes de 2036.
  • El estudio detecta una vez más, falta de transparencia en la información voluntaria, de carácter económico, social y medioambiental, mientras que existe un avance moderado en la información de obligado cumplimiento. En un periodo de crisis con disminución de derechos sociales, congelación de sueldos y de pensiones el ciudadano exige cada vez más disponer de una información de máxima transparencia que genere confianza, por lo que no puede ser un acto voluntario sino que deben existir reglas claras y armonizadas.

Creo que da para un debate, ¿no? Podéis consultar el estudio completo

Visitas: 172

Responde a esto

Respuestas a esta discusión

Al ser empresas privadas no creo que tengan la obligación de ser transparentes, y si se cree que están realizando una actividad fuera de la ley es el gobierno quien debe actuar. En el caso del rescate de empresa privadas sí que sería necesario que la transparencia fuera mayor, pero no hasta el punto de anunciarnos todos sus movimientos.

A la Junta de Accionistas se les debería de informar de todos sus pasos, al igual que al gobierno si fuera necesario, pero creo que no deben de hacer públicos todos sus datos ya que por ello son empresas privadas.

Estas empresas deberían ser controladas para que no arrastren economías enteras, pero siempre desde el marco de la privacidad.

Hola Paula!

Estoy de acuerdo contigo de que una empresa privada puede y debe reservarse ciertas parcelas de información: cuestiones que tienen que ver con productos, competencia, etc. Sin embargo,  estas empresas están obligadas a ofrecer una memoria anual donde hagan explícitas sus cuentas, y como el informe destaca, la información del dinero de los paraísos fiscales no aparece.

La información sobre responsabilidad social es voluntaria, pero muchas de ellas tiene importantes políticas de responsabilidad social, y cuando una empresa asume el compromiso con la responsabilidad social la transparencia no es una añadido, sino una cuestión básica. Estas empresas en la mayoría de ocasiones sólo ofrecen información de su actividad en España, dejando fuera del análisis la información referente al resto de países donde operan, y ofreciendo por tanto una información sesgada y manipulada.

 

Estas empresas son las más grandes y poderosas del país, y se les "presupone" una mayor responsabilidad. Por eso el Observatorio de RSC se centra en ellas en este estudio, y por eso también cada vez más distintos organismos están luchando por la obligatoriedad de que presenten memorias de RSE.

 

En fin, la cuestión obligatorio y voluntario es una de las más complicadas de la responsabilidad social.

 

Un saludo y muchas gracias por tu comentario!

Yo personalmente estoy de acuerdo con los que se a dicho de momento, aunque no lo comparto, en una época de crisis tan profunda como la que nos encontramos en estos momentos, cuando la mayoría de empresas, publicas o privadas, aunque son mayoría las privadas; tienen que ser rescatadas por los bancos, que no nos olvidemos la mayoría han sido salvados con dinero proveniente de las arcas publicas, estas deberían de aportar un poco mas a la sociedad. No quiero decir que tengan que ser 100% trasparentes ya que eso torpedearía muchísimo el mercado. Pero si que podrían ser mas transparentes por un motivo, demostrarle a la sociedad que el país esta saliendo, poco a poco, de la crisis, mostrarle confianza al pueblo y no tener sus principales cuentas en paraísos fiscales libres de cualquier problema que ocurra en nuestro país. Pero esto no solo lo aplicaría a las grandes empresas, ya que los principales deportistas españoles también tienen sus cuentas en paraísos fiscales o países neutrales libres de impuestos para ellos.

Es muy bonito que las grandes empresas se lucren del esfuerzo de todos y cada uno de los españoles que día a día sufren para poder tener algo que comer cuando llegan a casa y estas desvíen sus ganancias a otros países y no ayuden en la reconstrucción económica del país.

Eso si después cuando España salga de esta crisis seguro que son los primeros en venir y intentar buitrear todo lo que puedan. ¡Cuanta hipocresía!

Os aconsejo la lectura de este post de Antonio Vives sobre los informes integrados: Hacia el informe integrado: Hay progreso

Me parece muy interesante este debate. Y me ha parecido muy esclarecedor el artículo de Antonio Vives.

Estoy de acuerdo con mi compañera Paula en que las empresas privadas no tienen porque hacer pública su contabilidad, no tienen esa obligación, ante la sociedad pero si ante el Estado porque claro no pidemos permitir la doble contabilidad, la existencia de paraísos fiscales etc.

Pero la RSC no habla de lo que se debe hacer por ley, va más allá, es lo que una empresa decide hacer voluntariamente. Y si una empresa decide llevar a cabo acciones de RSC, debe informar del gasto que esto supone para esta empresa, bajo mi punto de vista, porque sino pueden comunicar ciertas acciones que luego no sean reales o que no lo sean a gran escala. Que no nos vendan la RSC como un arma para dar una buena imagen a los steakholders.

También estoy de acuerdo con Adrián en que si las empresas privadas no deben dar cuentas a la sociedad, luego que no pidan que salga de las arcas públicas sus rescates. Para repartir beneficios son privadas y liberales pero para pedir dinero para no cerrar la empresa y dejar a sus trabajadores en el paro, para eso si que son empresas de todos y todas.. 

Considero que si una empresa no tiene nada que ocultar comunicará su contabilidad sin miedo. Esta transparencia da confianza y les puede repercutir positivamente.

Gracias Elisenda por tu reflexión!

Estoy de acuerdo contigo en que si las cosas se hacen bien, no debe haber ningún reparo a comunicarlas. La transparencia, y sobre todo la transparencia en las cuentas, en un elemento fundamental de la RSE, que como bien dices, va más allá de las exigencias por ley. Las empresas tienen que guardar cierto tipo de información: de producto, de estrategias comerciales, etc. porque estamos en un mercado competitivo donde las buenas ideas tienen un valor. Pero no se puede confundir esto, legítimamente aceptado, con una total opacidad sobre el quehacer diario de una organización, sea pública o privada, pues como bien dices, a las duras y a las maduras, porque a las duras sale a relucir que las empresas son, ante todo, parte de la sociedad y del Estado, y que existen interconexiones ineludibles. Como dice Domingo García-Marzá, "no son islas en medio del océano", y no pueden comportarse como tales.

Un abrazo a tod@s!

La transparencia siendo una virtud corre el riesgo de convertirse en un mecanismo adicional de control innecesario a las empresas privadas. Sin duda sería deseable que la situación fiscal y financiera de las empresas  fuese lo más clara posible, cuando, sin ir más lejos, caídas del BBVA o Santander suponen casi desplomes en nuestro aún estrecho mercado de valores. El problema es la dejación de los  controles normativos existentes ( que son muchos) sobre la praxis de las empresas, pero no exponer a éstas a sistemas de control paralelos. Y en cualquier caso ajustar los derechos y deberes sociales de todos. Pienso en el modelo contractual tipo de Alemania. Realmente es un contrato de arrendamiento de servicios o de mandato, en el que las parte fijan de mutuo acuerdo, el trabajo a desarrollar y la duración del mismo ( prorrogable por cada nuevo ejercicio). Creo que esto también aportaría una claridad esencial sobre el peso de los costes laborales unitarios y la transparencia sobre la rentabildad de cada trabajador a la empresa. Un saludo.

RSS

Miembros

© 2019   Creado por Quique.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio