Comunidad ÉTNOR

Foro de debate sobre ética y responsabilidad social en empresas y organizaciones

+

Asistimos hoy a tantos casos  de corrupción (la corrupción tiene innumerables caras) que quizás estemos llegando al punto de la indigestión o la indiferencia superada la indignación; entre los muchas modalidades de corrupción quiero destacar aquí  la abominable casuística de la formación fraudulenta, con la dilapidación de fondos europeos para el empleo por parte de sindicatos, gestores y representantes de las peores prácticas con doble delito: material y moral. Cabe mayor corrupción  ?

Pero a estas formas grotescas y burdas de corrupción debemos añadir aquellas otras mas sutiles pero no menos lesivas de la credibilidad y la confianza que la formación requiere como es la práctica habitual de lo que se viene en denominar el neuro-márketing, que sustituye la neuro- ética; mecanismo mediante el que se consigue vender gato por liebre  con todo tipo de servidumbres (beneficios secundarios y marginales) y sin que nadie se de cuenta de lo que realmente se vende o se compra. Este tipo de estrategias de mercadotécnia llevan al éxito que se reproduce en negocio piramidal.  La presentación de estos productos se ha convertido en liturgia y homilía  de acto místico para vender por vía de la necesidad; la necesidad de creer en cualquier cosa en estos tiempos posmodernos de desorientacíon y desvarío.

La cuestión clave radica en convertir cierta formación en adoctrinamiento moral  0 adocenamiento ideologico, mas cerca de la religión que de la ciencia o técnica al servicio de necesidades profesionales o de trabajo, mitificando el producto y sus bondades a la que que se debe obediencia o fé ciega. De este modo se hace creencia compartida (que da sensación de certeza) de lo que no esta probado mediante la engañoso mensaje de ser la verdad revelada (divina) donde solo hay un dios verdadero que habla desde el mas alla, (en off), y donde nadie se atreve a cuestionar ni criticar para no sufrir desaprobación o destierro. Cuanto mas extendido está el error mas difícil es que alguien lo cuestione o lo advierta. Si alguien lo hace saber sufre excomunión y descalificación del resto de los conversos. El propio sistema de evaluación de la formación, que lo es de la impresión o la percepción, no de los resultados de aprendizaje o de aprovechamiento, lleva al efecto placebo, cuando no nocebo, y así se cumple la profecía.  Este sistema aunque antiguo, adquiere relevancia en los últimos tiempos por razones de competitividad y mercado .

 Pero  no se puede enseñar lo que no se sabe ni se tiene porque esto se percibe antes que lo otro. La Formación no son cursos sino procesos de cambio que requieren de la ciencia, la técnica y la ética para que aquella sea consistente y efectiva, y  debe ser observable, evaluable y de resultados  probados. (transfer);

Hoy se busca en el marketing del negocio piramidal la solución a la falta de demanda y de resultados como consecuencia de una época de café para todos , cuando la solución es más competencia (no complacencia) más calidad intrínseca (no aparente), mayor eficiencia, y mejora continua (no estatus quo), y sobre todo mas ética y transparencia. Existe otra formación y otras prácticas de mayor calidad y eficacia, de mayor  ética y transparencia, que es la mejor medida de las cosas.

 Pero la ética profesional y la RSC, como, la mayor parte de los recursos humanos, se demuestran en coherencia intelectual y en integridad ética, no en consejos doy que para mí no quiero, propio de la doble moral de otros tiempos, con todo lo que eso trajo consigo y de la que arrastramos sus peores consecuencias. Hoy el mayor problema es devolver confianza credibilidad y crédito donde solo campó el marketing y el negocio sin escrúpulos cuya filosofía era el todo vale, todo es lo mismo, lo importante es el valor tangible (tonto el último), y donde todos somos un poco responsables en silencio cómplice.

Por eso hoy la ética es la ciencia práctica y necesaria que debe asistir a la técnica  Y por esto las empresas socialmente responsables pueden ayudar a cambiar esa cultura un tanto inmoral, irresponsable, ineficaz, ineficiente y corrupta, de evasión moral antes que fiscal.

La gente profesional, adulta, con experiencia e inteligente necesita formación que sea de rigor, consistente y práctica, y  pide y espera que se acompañe de la autoridad autoridad profesional y moral necesaria en la materia que se trate; Pero esta formación es más exigente que cualquier otra, porque requiere competencia, conocimiento, experiencia, habilidad, actitud y mérito en este y en otros tantos ámbitos, y que sin estos ingredientes, que son los que dan la autoridad imprescindible para ejercer influencia útil y honesta, solo conseguimos ser adiestradores pero no formadores ni maestros. La diferencia entre ciencia y religión, entre y adiestramiento y adoctrinamiento,  entre competencia  y complacencia está en que los primeros descansan en la crítica y la mejora continua y la segunda en la fe y la obediencia debida. 

hace tiempo que hemos sustituido la educación por el código penal y eso no funciona.

 En conclusión, la corrupción de la formación tiene dos orígenes, de un lado la corruptela económica y las mala prácticas de sus gestores y responsables, y de otra de los proveedores y empresas ávidos de cuotas de un mercado muy competido y poco ético. El resultado en cualquier caso es mala formación y muy cara.

 Por responsabilidad social e integridad ética es necesario advertir, señalar y censurar  las malas practicas educativas formativas o de cualquier naturaleza porque lo peor de todo esto  es el barbecho y la  tierra quemada que dejan tras de sí estas malas prácticas, donde nada por bueno que sea se puede hacer allí donde el neuro- márketing ha  pasado antes. 

 La ética no es la mejor forma de hacer formación, es la única forma de hacer  formación eficaz eficiente efectiva y útil;  sin ética no hay ni formación ni calidad, ni desarrollo, ni evolución, ni servicio público, solo marketing y mal negocio.

Visitas: 86

Responde a esto

Miembros

© 2019   Creado por Quique.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio